En pobreza o inseguridad alimentaria, 52% de hogares mexicanos durante 2020

0
144

Más de la mitad de los hogares mexicanos (51.9%) experimentaron dificultades alimentarias durante el 2020, 14% más que en 2018, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2020, del Inegi. La entidad más afectada fue Quintana Roo.

Según la medición hecha al año anterior, 18.6 millones de hogares mexicanos, que representan el 51.9% del total del país, experimentaron algún grado de dificultad para suplir las necesidades alimentarias del núcleo familiar. Esto es, dos millones de hogares más que en 2018. En dicho año, el porcentaje de hogares en dicha situación era 47%.

La abrupta contracción económica provocada por la pandemia y el hecho de que el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador se negara a conceder un Ingreso Mínimo Vital a las familias sin ingresos dio como resultado que la inseguridad alimentaria se incrementara y afectara a más de la mitad de los hogares mexicanos.

La encuesta arrojó, por ejemplo que en el 28.6% de los hogares ocurrió al menos una vez que un adulto no comió en todo el día por falta de recursos o por miedo a que la comida disponible se acabara.

En el 11.3% de los hogares hubo algún menor que sintió hambre, pero no comió y en 11% hubo algún menor que se fue a dormir con hambre.

En 1.2 millones de hogares tuvieron que tomar acciones indeseadas para conseguir comida, como “prácticas socialmente no aceptadas”, mandar a los niños a trabajar o pedir limosna. La cantidad de hogares en esta categoría fue 15.7% mayor con respecto a 2018.

Los resultados de la ENIGH fueron difundidos esta semana por el Inegi. Se trata de un ejercicio anual que mide diversos rubros relacionados con la vida económica en los hogares del país.

El porcentaje de hogares con dificultades alimentarias fue superior en 14% al año 2018. Durante 2020, en el contexto de la crisis sanitaria, se perdieron cientos de miles de empleos y pequeños negocios. Los ingresos de los hogares, producto del trabajo, cayeron un promedio de 10.7%.

Estos fueron los problemas alimentarios detectados en los hogares por la encuesta y sus porcentajes:

Preocupación de que la comida se acabara (46.7%), poca variedad de alimentos (33.6%), alimentación no saludable ni variada (33.4%), adultos que comieron menos de lo que sentían que necesitaban (24.9%), adultos que dejaron de desayunar, comer o cenar (14.3%), personas que se quedaron sin comida (12.6%).

También se informó que, en cuanto a los menores, al 27.1% se le tuvo que disminuir la cantidad de alimento en alguna comida, 41.4% tuvieron muy poca variedad de alimento y 33.7% no tuvieron acceso a alimentación sana.

En 11.1 millones de hogares se tuvo problemas para alimentar a los menores de edad, cifra 7.5% superior a la de 2018.

Al comparar los datos de 2020 con los de la encuesta anterior, de 2020, se tiene que la entidad en la que más creció el problema alimentario en los hogares fue Quintana Roo (62.1%), en segundo lugar Querétaro y en tercero, la Ciudad de México, con incrementos de 54.7% y 42.0% respectivamente.

Fueron nueve estados del país en los que el incremento de la inseguridad alimentaria rebasó 30%: Quintana Roo, Querétaro, CDMX, Baja California, Aguascalientes, Nuevo León, Guanajuato, Yucatán y Puebla.

El menor incremento se registró en Tlaxcala, con 14.9%. Sin embargo, eso no significa que la situación sea positiva en esa entidad, ya que en términos totales, allí 63% de los hogares viven inseguridad o pobreza alimentaria.

Pero, por porcentaje de hogares en pobreza o dificultades alimentarias, el estado con mayor índice es Guerrero, pues 73% de los hogares se encuentran en una situación así. En segundo lugar, Oaxaca, con 70% y en tercer lugar, Tabasco, con 65%.

Por su parte, hace unas semanas el CONEVAL informó que de acuerdo con “la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición (ENOEN) 9 el porcentaje de la población en situación de pobreza laboral pasó de 35.6 por ciento en el primer trimestre de 2020 a 39.4 por ciento en el primer trimestre de 2021”.

La ENOEN también es una medición realizada por el INEGI.

Sus resultados son complementarios con la medición que citamos en esta nota. Estas cifras muestran el alcance de la afectación económica que la crisis sanitaria tuvo entre los trabajadores mexicanos y sus hogares.

Cabe recordar que a lo largo de 2020, múltiples voces llamaron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a aprobar un Ingreso Mínimo Vital, para paliar la caída de los ingresos de millones de personas, pero de manera consistente, el presidente desoyó estos llamados y no tomó ninguna medida paliativa de emergencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here