Autos seguirán subiendo de precio en México, estas son las causas

0
77

Cada año y en ocasiones cada mes, nos podemos encontrar con la triste noticia que nos anuncia que el coche que tanto queremos y por el que estamos ahorrando, ha recibido un aumento de precio. El equipamiento, motor y los opcionales son los mismos, no cambió nada para que aparentemente se justifique tal precio. Habrá quienes lo cuestionen y se molesten con la marca, quienes decidan mejor adquirir otro modelo más accesible o quienes no les importe y compren el auto aún con el precio extra.
Te puede interesar

Importación de autos costará hasta 3 veces el valor de la unidad
Te puede interesar

EU perdería 150 mil empleos si Trump impone arancel en autos
Sin embargo, esta escalada no es un acto de mala fe de las marcas. Simplemente es la respuesta obligada que llega ante situaciones como la inflación, devaluación del peso y en ocasiones la llegada de algunas modificaciones a un modelo nuevo.
Entre peor le vaya al peso frente al dolar, más caro será comprar el coche que quieres
Y no sólo el coche, en general servicios, alimentos y demás se verán afectados directamente. También tenemos que entender que aunque un coche se arme en nuestro país, no quiere decir que los componentes o la materia prima para fabricarlos vengan directamente de nuestro territorio. El acero, aluminio, plásticos, circuitos, cables y muchas cosas más vienen del extranjero, y generalmente tal mercado y tales piezas, se compran en dólares, no en pesos.
Una publicación del periódico El Financiero cita información de Kelly Blue Book, en la que nos dice que hasta el 90% del costo de un auto armado en México puede ser en dólares, mientras que puede ser del 100% en uno importado. De ahí que las cosas se muestren de esta manera: todo, o casi todas las piezas, se compran en dólares, pero se tiene que vender el producto final en pesos, y ante una moneda que se debilita constantemente, se tienen que hacer ajustes en el precio final de los productos para que exista un equilibrio y las empresas puedan obtener las utilidades planeadas para mantener el funcionamiento óptimo de la misma. Aunque en ocasiones se llega a saber que para mantenerse competitivos, algunas marcas sacrifican su margen de ganancia para no elevar drásticamente los precios.
Eso se puede ver reflejado en factores comunes como el aumento de precio aunque el coche no presente mejora alguna, o la perdida de equipamiento para mantener un precio estable. También en el hecho de encontrar coches con falta de cierto equipo para evitar una escalada de precios, o en el favorecimiento de ciertos opcionales sobre otros y la falta de opciones de personalización en algunas marcas y productos.
ESTO HA CAUSADO QUE LA VERSIÓN MÁS CARA DE UN COCHE EN 2012, PUEDA VALER LO MISMO QUE LA MÁS ACCESIBLE EN 2018
Cuando llegó a nuestro país a finales de 2015, el Mazda MX-5, tenía un precio de $343,000. Hoy, en 2018, el precio del auto es de $371,900. Es un poco menos de $30,000 la escalada de precio, y no hay cambios en el auto. Otro ejemplo es el Nissan Versa que cuando llegó a México como modelo 2012, el precio de la versión más completa era de $189,500 y hoy tras algunas mejoras, un poco más de equipo y mucha inflación, el precio es de $272,000. De hecho el Versa más austero, actualmente está sólo $7,000 abajo que el Versa más completo de 2012.
No sólo sube el precio bruto del coche, también las tasas de interés para financiarlos
No es secreto que cuando financias cualquier cosa, siempre hay una tasa de interés que funciona, en palabras simples, como la comisión que te cobran por haberte prestado dinero. En este caso los créditos más afectados, son los que tienen una tasa de interés variable, ya que si sucede como a inicios de año, cuando el Banco de México ajustó su tasa de interés en .25%, tu préstamo se verá afectado directamente y al instante. Sin embargo, si tu crédito tiene una tasa de interés fija, estarás a salvo hasta que se acabe el contrato.

Si recurrimos a los ejemplos, podemos ver que el Banco de México registró que a octubre de 2011, los créditos financieros para auto de Volkswagen Bank tenían una tasa de interés promedio de 13.4%, actualmente, en la página de la marca encontramos tasas desde 16.50%. Con esto volvemos a lo mismo, no es que las marcas quieran aprovecharse de los consumidores, más bien es una respuesta las condiciones económicas que vivimos en el país.
La tecnología, procesos de ensamblado y cambios de rumbo
También es cierto que en algunos cambios generacionales encontramos precios más altos para un producto que no lo tenía. Por ejemplo, en su momento podías comprar un Honda Accord por menos de $300,000 (hace más de 10 años), y hoy lo menos que debes pagar son $445,000. Una diferencia enorme, pero hablamos de una época dónde no existían los mismos avances en seguridad, eficiencia, diseño, aerodinámica, asistencias y demás. Y queramos o no, dichas tecnologías son caras de desarrollar y de cierta forma se tiene que tener un retorno de la inversión puesta para que se dieran las mismas.
En conclusión, mientras no logremos tener una economía estable y que recupere fuerza frente al dólar, que es la moneda que más influye en la industria automotriz aún; seguiremos sufriendo constantemente el aumento de precios de los coches. Y cada vez nos alejaremos de la idea de no tener el coche que nos gusta por comprar para el que nos alcanzó.
POR MAU JUÁREZ PARA MOTORPASIÓN MÉXICO

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here