Creo que la relación con AMLO será muy buena, dice Trump

0
50

Las primeras reacciones desde Estados Unidos a la elección en México incluyeron a un bien portado presidente Donald Trump quien sostuvo una “gran conversación” con Andrés Manuel López Obrador, la clase comentarista y los medios continuaron tratando de descifrar quién es el presidente electo y un sector financiero que digirió la noticia sin alarma y con un “veremos”.
“Tuvimos una gran conversación, alrededor de media hora de duración, hablamos de seguridad fronteriza, hablamos de comercio, hablamos del TLC, hablamos de un acuerdo separado solo entre México y Estados Unidos”, dijo Trump en breves comentarios a periodistas en la Casa Blanca. Agregó: “creo que la relación será una muy buena. Veremos qué sucede, pero creo que va ser una muy buena”.
El Departamento de Estado, a través de su vocera Heather Nauert, emitió una declaración felicitando a López Obrador por su triunfo y expresando la expectativa de “profundizar nuestra vibrante asociación con México sobre seguridad y prosperidad para nuestros ciudadanos y nuestros valores democráticos compartidos”.
Políticos y analistas progresistas estadunidenses dieron la bienvenida al triunfo electoral. El senador y ex candidato presidencial Bernie Sanders felicitó al presidente electo y al pueblo de México en un tuit, donde afirmó que en ambos países “debemos trabajar juntos para crear un continente que crea justicia económica, social, racial y ambiental en lugar de divisiones xenofóbicas”.
Medios y analistas
Los principales medios noticiosos y los comentarios de analistas-expertos sobre México aquí subrayaron el cambio “sísmico” que implica esta eleccion para México y para la relación bilateral.
Pero como ha sido el caso a lo largo de las últimas semanas, se dedicaron a la tarea de descifrar quién es AMLO, lo cual incluye una curiosa insistencia en compararlo o identificarlo con una figura estadunidense. Con eso, persiste la disputa sobre si Lépez Obrador es el “Trump mexicano”, con otros insistiendo en que es el “Sanders mexicano”, y, claro, desde hace años, algunos siguen insistiendo en que es el “Chávez mexicano”. También se la han aplicado toda una serie de adjetivos: populista, nacionalista, autoritario, izquierdista, antisistémico, estatista y “mesiánico”.
Algunos afirman ahora que no es una u otra de las cosas, sino un poco de todas. Un reportaje afirmó que es, al mismo tiempo, “un demagogo izquierdista y un reformador práctico”. Otros expertos aseguraron que ha hecho “declaraciones radicales” durante toda su carrera política, pero que siempre ha sido “pragmático” en el poder.
Wall Street
No hubo alarmas en el sector financiero con el triunfo de Lépez Obrador, y para muchos ya se había digerido desde hace semanas. De hecho, algunos enfatizaron que los mercados estaban más bien “confiados”.
Un analista de Bloomberg comentó que “la percepción dominante en los mercados tiende a ser que una vez en el poder, gobiernos antisistémicos -sean de izquierda o derecha- tienden a ser forzados hacia el centro por la realidad”, algo que aprendieron de los ejemplos de los gobiernos de Lula en Brasil y Tsipras en Grecia
Algunos de los grandes bancos de inversión difundieron análisis detallados sobre lo que se espera con el proyecto del gobierno-electo. Bank of America/Merrill Lynch lo resumió as: “AMLO quiere cambiar el modelo económico para reactivar la economía y reducir la pobreza y desigualdad. Su programa buscar elevar el papel del gobierno en la economía y hacer que la economía sea menos dependiente de Estados Unidos”. Indicó que aunque a mediano plazo eso enfrenta problemas potenciales, por ahora los mercados le darán “el beneficio de la duda” a AMLO.
De hecho, según comentó a La Jornada un corredor de una de los principales empresas financieras de Estados Unidos, “en el sector financiero nos preocupa mucho menos qué hará AMLO y sus implicaciones para la relación con Estados Unidos, y mucho más que hará Trump hacia México”.

La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here