Inmigrantes denuncian maltratos y discriminación en centros de detención de EU

0
58

Tras la muerte de la inmigrante de origen hondureño, Roxana Hernández, un grupo de 37 inmigrantes de Centroamérica que han solicitado asilo en Estados Unidos, han decidido alzar la voz para denunciar “la discriminación, las malas condiciones y la falta de atención médica” en el centro de detención fronterizo de Otay Mesa, en San Diego.

“Nosotros no habríamos querido denunciar estas anomalías por (temor a) represalias contra nosotros… Y le pedimos a los países que se encuentran dentro de la Convención de los Derechos Humanos (su mediación)…”, manifestó este grupo de inmigrantes que formaron parte de la caravana que partió desde Centroamérica el pasado mes de marzo.

A pesar de que la detención de los solicitantes de asilo es un procedimiento habitual en Estados Unidos, lo que ha empujado a este grupo de inmigrantes que solicitan asilo es el ambiente de indiferencia y maltratos que se han acentuado bajo la llamada política de “tolerancia cero” que ha inaugurado Donald Trump contra todos aquellos que lleguen a la frontera de EU para solicitar asilo.

“No somos criminales sino personas maltratadas en nuestros países”, manifestó este grupo de refugiados en alusión a la feroz campaña desatada por el presidente Trump para presentarlos a todos ellos como “criminales o pandilleros que no son seres humanos, sino animales”.

“Venimos huyendo a este país, no porque queramos, sino porque venimos buscando ayuda (asilo) debido que en nuestros países somos torturados, explotados, extorsionados y discriminados”, añadieron al invocar la primera enmienda de la constitución de EU “que protege la vida de cada ser humano, sin importar raza, religión o nacionalidad, grupo social, identidad de género, orientación sexual u opinión política”.

Apenas el pasado viernes, la inmigrante de origen hondureño, Roxana Hernández, murió bajo custodia de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE). A pesar de que la inmigrante había solicitado atención médica, y que sufría síntomas de neumonía tras haber permanecido durante casi una semana en las llamadas “hieleras” (celdas con muy bajas temperaturas), los agentes desestimaron sus llamados de auxilio.

“El reciente informe de la muerte de una mujer transgénero en custodia de ICE es extremadamente perturbador y plantea más preocupaciones sobre la capacidad de la agencia para garantizar la seguridad y el bienestar de las personas bajo su custodia”, aseguró la demócrata, Michelle Lujan, presidenta del cauces hispano en la Cámara de Representantes.

“Las personas que buscan refugio y asilo contra la violencia y la discriminación deben estar protegidas contra más traumas mientras se encuentran en procedimientos de inmigración y detención”, añadió Lujan para hacer sonar la señal de alarma sobre las condiciones que padecen los inmigrantes que huyen de la violencia en países de Centroamérica y que hoy padecen la política de “tolerancia cero” de Donald Trump.

 

La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here