Cambios que sentiremos en las comunicaciones

0
20

Todo el mundo está cambiando, el libre comercio, las relaciones entre aliados, el Estado de derecho, etcétera. Las comunicaciones y los medios, no son la excepción.
Operaciones multimillonarias podrían estarse concretando en los próximos días, en caso de que finalmente sean autorizadas por las autoridades de Estados Unidos. AT&T, Time Warner, Disney, Comcast, 21st Century Fox, T-Mobile y Sprint, son las compañías involucradas en esa serie de importantes operaciones.
Justo el día de hoy es la fecha marcada por el juez Richard León del Distrito de Columbia para dictar su veredicto final en torno a la fusión entre AT&T y Time Warner. La operación de 85 mil millones de dólares fue anunciada desde octubre de 2016 y llegó a instancias judiciales con motivo de la demanda presentada por el Departamento de Justicia.
Después de seis semanas de juicio, durante las cuales hubo distintos pronunciamientos sobre los posibles efectos (tanto positivos como negativos), que pudiera generar la operación, finalmente todos están a la espera de la sentencia que emitirá el juez en torno a si finalmente la fusión será bloqueada o condicionada, o si será aprobada en sus términos.
Por un lado, en su posicionamiento final durante el juicio, el Departamento de Justicia insistió en que la fusión debe ser bloqueada o, en su defecto, aprobada bajo fuertes condiciones, como lo sería que AT&T se desprenda de DirecTV o de Turner-CNN. Por su parte, AT&T fue enfático en señalar que el Departamento de Justicia fracasó en tratar de acreditar que la operación afectaría a los consumidores, además de dejar en claro que no se desprendería de ningún activo, mucho menos de CNN, motivo por el cual se especula que el presidente Donald Trump y su Departamento de Justicia no avalaron la integración.
Y es que, para AT&T, el segundo operador más importante de telefonía celular y el principal prestador de servicios de TV de paga de EU, resulta claro que la aprobación de la operación en sus términos, con la que estaría agregando contenidos a su red de telecomunicaciones, sería la única forma de competirle a los prestadores de TV vía internet como Netflix o YouTube. Juntos AT&T y Time Warner valdrían 285 mil millones de dólares, mientras que Netflix vale 157 mil millones de dólares y YouTube alrededor de 89 mil millones de dólares.
Hasta ayer, las apuestas en el sector financiero eran que AT&T sí lograría la compra de Time Warner. Se calculan las probabilidades de éxito en un 80%, lo que hizo que en la última semana subiera la acción de AT&T un 5.52%.
De tal magnitud es la operación de AT&T que, ante su eventual autorización, ha puesto nervioso al principal operador de TV de paga de aquél país, Comcast, que cuenta con 21 millones de suscriptores en ese segmento, además de prestar también servicios fijos de telefonía y banda ancha. Dicho operador (quien, por cierto, en 2011 obtuvo el visto bueno del Departamento de Justicia para adquirir NBC Universal –un ejemplo que ha sido utilizado por AT&T para defender la viabilidad de la compra de Time Warner-), ahora está buscando superar la oferta que Disney hizo el pasado mes de diciembre para comprar 21st Century Fox.
Disney, que también estaría buscando fortalecer su área de contenidos para poder competirle a los prestadores de video por internet, ofreció por 21st Century Fox la cantidad de 52 mil millones de dólares. Sin embargo, ahora Comcast está por formalizar una oferta a 21st Century Fox que superaría la realizada por Disney (se especula que rondaría los 60 mil millones de dólares). Comcast, que está apresurando la conformación de esa oferta, la estaría presentando en los próximos días a sabiendas de que los accionistas de 21st Century Fox tenían considerado votar hasta el 10 de julio. Incluso, trascendió que el principal accionista de Fox, Rupert Murdoch, se decantará por el que presente la mejor oferta económica.
Ciertamente, Comcast también está jugando con los tiempos, con la intención de saber a ciencia cierta cuál será el veredicto en torno a la fusión entre AT&T y Time Warner. De aprobarse la operación, seguramente hará todo lo posible por hacerse de 21st Century Fox y no quedarse rezagado en la nueva configuración del sector. En caso contrario, es decir, que la operación de AT&T sea bloqueada o fuertemente condicionada, es probable que pierda interés en avanzar en la compra de 21st Century Fox.
Por otro lado, también habrá que ver la decisión que tomen las autoridades en torno a otra importante operación millonaria, en este caso sólo entre operadores de servicios móviles de telecomunicaciones, T-Mobile y Sprint. La operación valorada en 26 mil millones de dólares provocaría que el segmento de telefonía celular en EU se concentre en tan sólo tres grandes compañías: Verizon, AT&T y el nuevo T-Mobile, quien, a pesar de que ocuparía la tercera posición en cuanto a número de usuarios, se pondría a una muy corta distancia de los dos principales operadores.
Para tratar de convencer a las autoridades sobre la conveniencia de la fusión, el director general de T-Mobile ha insistido que el aprovechamiento de la capacidad, experiencia y presencia de T-Mobile y Sprint en las bandas de 2.5 GHz y de 600 MHz permitiría que la nueva compañía sea la única con la posibilidad de desarrollar con mayor prontitud una red 5G en todo el territorio estadounidense.
El contar con el liderazgo mundial en el desarrollo de redes 5G, en el que China parecería aventajar a EU, sería una prioridad para Trump, como lo habría reconocido recientemente la secretaria de Comercio de aquél país. Habrá que ver si este factor termina jugando a favor de la fusión.
Así que todo el sector de los medios y las telecomunicaciones está por cambiar radicalmente. Son tan grandes las empresas antes mencionadas y su cobertura tan internacional, que el cambio se va a sentir en casi todo el mundo. México no será la excepción pues AT&T y Time Warner podrán operar conjuntamente, lo que ya obtuvo el visto bueno del regulador de telecomunicaciones (IFT) y el de competencia (Cofece).
La mecha de cambios vertiginosos ya está encendida y probablemente una nueva oleada de consolidaciones y fusiones en todo el mundo se detone con el fallo del Juez Federal Richard León. Se aceptan apuestas.
Cambiando de Tema … Este jueves arranca el Mundial Rusia 2018 y la TV de todo el mundo busca capitalizar en audiencias y ventas. En México, el Mundial podrá ser visto en las plataformas de Televisa, Azteca e Izzi, aunque la totalidad de los 64 partidos será sólo por Sky.
En cuanto al liderazgo en audiencia, ésta se centra principalmente en Azteca y Televisa. Esta última llega al partido previo al Mundial (México vs. Dinamarca) con una ventaja en audiencia de un 19%, pero destaca que la audiencia del encuentro futbolístico fue de 10.15 millones de personas.
Finalmente, los eventos televisivos más vistos (históricamente) en México son: el partido de futbol entre Holanda y México en el Mundial Brasil en 2014, la pelea de box entre el Canelo Álvarez y Julio César Chávez Jr. en 2017 y el partido de futbol entre Croacia y México, también del Mundial de 2014. A ver si algún juego de este Mundial los rebasa.

Javier Tejado Dondé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here