Consulta sobre expresidentes, la polémica

0
153

Se ha discutido hasta el cansancio la consulta popular para enjuiciar a “expresidentes”, aunque la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) transformó radicalmente la pregunta, generando un galimatías sin una definición unívoca.

En este debate, Morena ha hecho una defensa pobre, desarticulada y, en suma, sin argumentos de por qué se debe llevar a cabo la consulta referida.

Así se desprende al revisar lo poco que se ha dicho en los medios en pro de la consulta.

No ha habido una narrativa lógica-racional que sostenga la idoneidad de este ejercicio, sino juicios preconcebidos de orden militante.

Y ello es entendible porque no se puede defender lo indefendible por más sofismas que se puedan hacer.

Hasta ahora nadie dentro de Morena ha dicho una sola palabra para argumentar, por ejemplo, qué vacíos normativos hacen indispensable este ejercicio como requisito sine qua non para aplicar la ley.

La ausencia de argumentos y reflexiones se sustituye por actos de fe.

Sobra decir que por regla general la sociedad va a estar de acuerdo en llevar a tribunales a funcionarios del régimen anterior, si hubiesen cometido delitos, salvo cuando opere la prescripción; es decir, el transcurso del tiempo necesario para que los ilícitos carezcan de sanciones aplicables.

¿Es necesaria la consulta?

¿Se requiere que la sociedad deba manifestarse para que diga si se quiere o no aplicar la ley?

Es evidente que la consulta no tiene pies ni cabeza y es, en sí misma, un despropósito, toda vez que:

a) Ante la presunción de que se han cometido delitos, la Fiscalía General de la República tiene la obligación de investigarlos de oficio y, en su caso, presentar el caso ante la autoridad jurisdiccional para buscar una resolución que sancione a los responsables.

Esto ya está vigente en el sistema jurídico mexicano desde hace mucho tiempo.

b) La riqueza de un Estado de Derecho reside en que el régimen normativo está diseñado para actuar en defensa del interés de la comunidad sin necesidad de que haya expresiones a favor o en contra de las personas cada que se quiera crear una carpeta de investigación por existir indicios de la comisión de un delito y…

c) La irrelevancia de esta consulta en lugar de generar incentivos de participación democrática va a generar disuasivos para ir a las urnas cuando se traten de estos ejercicios donde, en estricto sentido, no hay tema que discutir.

El fondo de esta iniciativa reside en un Presidente de la República que es difícil convencer para mudar de opinión y en el profundo temor reverencial de sus colaboradores más cercanos que le dicen lo que, intuyen, le gustaría oír al titular del Ejecutivo.

Este círculo vicioso da vida a que se pregunte asuntos que ya la Constitución y las leyes lo tienen previsto.

La aplicación de la ley no debe estar sujeta a encuestas, votaciones o pareceres ciudadanos.

Por Ernesto Villanueva

Ver más El Heraldo de México

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here