Covid, se acercan los balances

0
84

Ha tomado la decisión el gobierno de dar por terminadas las conferencias diarias de prensa sobre la pandemia.

Es una decisión que tarde que temprano se tenía que tomar. La cuestión es si es el mejor momento o lo mejor sería esperar un poco, alargar un poco más porque las conferencias de alguna u otra manera nos tenían en alerta.

Seguimos en medio de situaciones que inquietan, como es el regreso a clases, la agudización de contagios en Yucatán —a lo que se suma lo que pasa en Quintana Roo y Campeche—, el que en muchos casos se haya forzado la aplicación del semáforo verde, el hecho de que estemos en medio de escenarios que todavía tienen algo de indefinición sobre el virus obliga a pensar sobre la pertinencia de terminar con las conferencias.

Presumimos que esto y más se contempló antes de tomar esta decisión; se informó, por cierto, que habrá reportes generales jueves y viernes.

Estamos entrando en terrenos en que se empiezan a hacer análisis y evaluaciones sobre lo que a lo largo de todo este tiempo ha sido la estrategia de gobierno ante el Covid-19.

Visto en retrospectiva estamos cargados de luces y sombras. No hay duda que las cosas cambiaron a partir de que el gobierno entendió la importancia que tenía la pandemia.

No fue una buena decisión minimizarla y llenarla de declaraciones ligeras, en las cuales mucho tuvo que ver el Presidente. A la fecha sigue siendo un  enigma por qué el tabasqueño no usa cubrebocas como si estuviera lejos la probabilidad de ser de nuevo contagiado, muchas personas siguieron el “ejemplo”, lo cual derivó en un sinfín de incidentes; todo esto quedó evidenciado con la visita de la vicepresidenta de EU.

A esto se sumó un elemento que a lo largo de todo este tiempo fue una constante, el protagónico papel del vocero, el cual mostró una dosis de soberbia que  confundió, polemizó y terminó en ataques contra críticos de la estrategia oficial.

No le vino nada bien a un funcionario estratégico de quien se requerían respuestas precisas, haciendo a un lado los términos de ideologización, que en muchas ocasiones utilizó y asumió.

Uno de los problemas que se enfrentaron con la pandemia es que en ocasiones la convirtieron en tema político, siendo que el asunto es estrictamente un problema de salud.

No se puede soslayar la gran relevancia que tiene en sí mismo el hecho de informar diariamente sobre la pandemia. No ha sido una tarea sencilla, porque para poder actualizar los datos se requieren de procesos informativos que en muchos casos rebasan al Gobierno federal.

Lo que viene es un escenario que de alguna u otra manera vamos esperando. La cifra de personas fallecidas seguramente será al menos del doble de las que hoy lamentablemente tenemos. Hay muchos hoyos negros con la información porque en algunos casos la muerte llegó inesperadamente, pero en muchos otros, el hecho de que la estrategia inicial fuera tan errática provocó que muchas personas murieran en sus casas porque una y otra vez se les dijo que no fueran a los hospitales, si no era estrictamente necesario.

Recordemos las dolorosas escenas de personas que eran rechazadas en los nosocomios, quedándose en sus automóviles o en las calles cercanas a los hospitales.

Estamos acercándonos al tiempo de la evaluación de la estrategia. No es que estemos saliendo del problema, sino que hay elementos para verlo con otros matices. Las vacunas han sido un alivio y quizá le esté cambiando la cara a muchos respecto a la estrategia oficial.

Sin embargo, no todo empieza y termina con las vacunas. Existe una historia y responsabilidades que se deberán asumir.

RESQUICIOS

No ha de ser fácil ser titular de Hacienda. Sin embargo, Arturo Herrera hizo un buen trabajo, a pesar de que a veces era desmentido por ysq. Las primeras reacciones sobre lo que todo indica será su futuro hablan de sus capacidades y confianza que concita. El nuevo titular de Hacienda tendrá que dar sus batallas dentro y fuera.


Javier Solórzano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here