Los guiños del PRI a la Iglesia

0
88

Parece que el tema de la religión que profesan los candidatos a la Presidencia de la República, a diferencia de otras elecciones, tendrá un papel relevante. Andrés Manuel López Obrador ha señalado que es cristiano —se comenta que evangélico—, lo que incluso lo uniría con el partido al que va coaligado, el PES, mismo que tiene una fuerte base evangélica.
Ricardo Anaya, el aspirante del PAN-PRD-MC ha señalado en entrevista con el diario El País que es “aconfesional”, mientras que José Antonio Meade es católico y practicante. De hecho, en su plataforma digital aparece una foto de él, con su esposa, Juana Cuevas, justo en el momento en que en la ceremonia religiosa de su matrimonio son “lazados”. Por donde se le vea, no es menor que esa sea la foto del candidato priísta para reseñar su vida familiar: es romper con décadas de tradiciones de no mezclar religión y política.
Otras señales del PRI para con las iglesias, particularmente la católica, es que en su plataforma nacional se habla de la “vida familiar” y aún mas claro, en la campaña del PRI en la CDMX, se establece un apartado “Familia y Valores” en el que se despliega: “Vamos a recuperar los valores familiares para reorientar las acciones de la administración de la Ciudad…” y “El eje de gobierno será la defensa de la vida y la protección de las familias…”. Todo un cambio con respecto a la ideología por la que las izquierdas han venido pugnado y que las ha enfrentado con la iglesia católica.
Pero la propuesta de cambio más importante, hasta ahora, viene desde la Cámara de Diputados, en donde varios legisladores del PRI, señaladamente su coordinador parlamentario, Carlos Iriarte, presentaron modificaciones a la Ley de Asociaciones Religiosas. Esta es la ley que regula lo que pueden y no hacer las iglesias en México. El jueves pasado, sin subir a la tribuna y solamente mediante el registro de la iniciativa en la Gaceta Parlamentaria, se presentaron decenas de cambios.
Desde un punto de vista legal, los cambios propuestos son los más relevantes desde que en 1992 el presidente Carlos Salinas publicó la Ley de Asociaciones Religiosas. Pero dado todo el trasfondo y lo que ahora se permitiría hacer a las iglesias, lo presentado el jueves representa una nueva relación del Estado mexicano con las iglesias, desde la época de Benito Juárez.
La iniciativa propone los siguientes cambios (actividades que están hoy en día, todas prohibidas):
*Poder hacer manifestaciones para expresar creencias y con fines religiosos.
*Derecho a ejercer la objeción de conciencia.
*Poder adquirir bienes inmuebles sin el visto bueno de la Secretaría de Gobernación.
*Derecho a controlar y operar medios masivos de comunicación (revistas y periódicos).
*Poder ser titular y operar estaciones de radio y televisión, así como concesiones de telecomunicaciones.
*Derecho a contribuir (abiertamente) con dinero al sostenimiento de asociaciones religiosas.
También, la iniciativa establece que los ministros de culto y sus auxiliares deberán informar inmediatamente a las autoridades sobre cualquier probable delito cometido en su ejercicio de culto o en sus instalaciones y, además, que cuando el delito se cometa en contra de “niñas, niños y adolescentes se deberá informar a los tutores de los menores”. Claramente, tratando de hacerse cargo de los varios y sonados casos de abuso sexual en la Iglesia y en varias sectas.
Así que el cambio no es menor, sobre todo en cuanto a poder adquirir directamente propiedades y en la posibilidad de ser dueños y operar medios masivos de comunicación. El cambio es tan radical que contrasta con lo que hoy existe: si cualquier medio de comunicación quiere llevar la transmisión de una misa en la Basílica de Guadalupe —o alguna ceremonia desde el Vaticano— se requiere permiso expreso de la Secretaría de Gobernación para no ser multados iglesia y medio. Ahora, de aprobarse la iniciativa, ya no sólo no se requería permiso, sino que las iglesias podrían tener sus propios periódicos, revistas y concesiones de radiodifusión y telecomunicaciones, con lo que se abriría la posibilidad de llevar ceremonias religiosas todo el día si así lo quisieran.
En los círculos cercanos a la jerarquía católica se señala que muchas de estas propuestas se deben al cabildeo de la agrupación Red Familia, entre cuyos principales benefactores está Patricio Slim. De hecho, es de las ONGs que más recursos obtienen en México: desde 2009, ha recibido más de mil millones de pesos en donativos.
Mario Romo, quien encabeza Red Familia, espera que a la iniciativa del PRI se sumen otros partidos políticos y que sea aprobada en ambas Cámaras del Congreso, lo que no será fácil dado que al Congreso le restan tan sólo 15 días de sesiones, además de que cualquier tema se politiza por las campañas electorales en curso. Y este es un tema de gran trascendencia para todos los políticos.
Los cambios y los mensajes que el PRI está mandando son por demás interesantes y parecen tratar de eliminar temas que eran tabú, además de dejar atrás simulaciones como que las iglesias, e incluso sectas, contratan programas en radio y TV, o las que incluso instalan en el sureste estaciones ilegales de radio para avanzar en la propagación de su mensaje.
Qué mayor simulación que con la que crecimos todos: la prohibición, desde la Constitución en su artículo 3º, que establece que la educación será laica en México, pero en miles de salones de escuelas nos encontramos con un crucifijo. Desde ahí, cuando niños, aprendemos a violar la Constitución y desobedecer las leyes (además de corromper a los inspectores de la SEP). Ojalá se dé el debate en el Congreso y lo que sea que se apruebe, se cumpla cabalmente.
Por lo pronto, los mensajes que legisladores y candidatos del PRI mandan a las Iglesias, particularmente a la católica, son reveladores y dejan ver un ánimo de re-construcción en la relación Estado-Iglesia. También son una apuesta del PRI para buscar atraer el voto católico y de la jerarquía eclesiástica por buscar una nueva condición legal, misma que se empezó a trabajar desde la visita del Papa Francisco, hace dos años. Pero también la iglesia católica puede estarse jugando su resto.
Cambiando de tema. Sorprendió la apertura y firmeza con la que el ingeniero Carlos Slim defendió el NAICM, además de que evidenció, indirectamente, inconsistencias en el discurso de AMLO. Ni las cúpulas empresariales, ni los desplegados de 21 organizaciones de la sociedad civil habían sido tan contundentes. Mi única crítica al evento es que las hijas del ingeniero fueron relegadas a una segunda fila, detrás de los hijos y yerno. Hubiera estado mejor que fueran intercalados. También, ojalá la posición del ingeniero Slim no traiga intereses ajenos al tema del NAICM.

Este artículo fue publicado en El Universal el 17 de abril de 2018, agradecemos a Javier Tejado Dondé su autorización para publicarlo en nuestra página.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here