Morena sigue siendo su mejor enemigo

0
78

La obsesión y expectativa que provoca la elección del año que entra tiene una buena cantidad de razones.

Para el Gobierno es la posibilidad de conservar el Legislativo y, con ello, cumplir los objetivos que se ha propuesto, de los cuales lleva menos de la mitad en medio de enormes dificultades y contradicciones, externas e internas.

El Presidente ha insistido en innumerables ocasiones en la importancia de profundizar los cambios que hoy se están llevando a cabo. La única manera es manteniendo el poder en la Presidencia y el Congreso, porque si no se consiguen estos objetivos, la 4T podría pasar a ser una anécdota más de las muchas que han acompañado la atribulada vida política del país.

Si nos atenemos a lo que dicen las encuestas, Morena y el Presidente tienen grandes posibilidades de conservar la mayoría y no sólo eso, también se abren expectativas fundadas de triunfar en las elecciones para gobernador en varios estados del país.

En medio de escenarios que en el papel se ven francamente positivos para Morena, lo paradójico puede resultar que el gran enemigo del partido del Presidente sea el propio partido.

La lucha por la presidencia va dar una idea de lo que puede venirse, porque está visto que hay diferencias de fondo y hay poca tolerancia, actitud muy propia de procesos internos de la izquierda. Es de suponer que si no se ponen de acuerdo vendrá la voz del Presidente para decirles qué hacer, lo cual todo indica que va a acabar por suceder o que esperan que suceda para decidir; lo que parece inevitable son los agarrones entre candidatos.

Para Morena esto es sólo el preámbulo, porque cuando venga la selección de candidatos a los cientos de cargos que estarán en disputa, probablemente las confrontaciones serán riesgosamente mayores. Hace tres años muchos candidatos andaban en la incertidumbre del triunfo, pero ahora ya se dieron cuenta que está a la mano ganar elecciones y ocupar un cargo, con todo lo que esto implica.

La ventaja para Morena está en el escenario mismo, dicho de otra manera, si no hay un cambio sustancial van a un proceso electoral casi que por la libre. Sólo en algunos estados enfrentarán oposiciones que pudiera quitarles el triunfo. En el hoy no se aprecia que pueda haber alianzas, e incluso en algunos casos ni con éstas, según encuestas, lograrían quitarle el triunfo a algunos candidatos de Morena.

A la oposición la va a terminar uniendo más su sentido anti-AMLO que su cohesión interna. No se ven elementos que pudieran fortalecer a los partidos de no ser su antigobiernismo, llevan un buen rato en la división interna en medio de enconos interminables.

La división en el PAN y el evidente gusto interno por la negativa a concederle el registro al partido de Zavala-Calderón muestra el estado de las cosas. El gusto, por cierto, alcanzó al Presidente en que una vez más se convirtió en militante más que en el mandatario.

El futuro, por supuesto, también puede traer sorpresas; sin embargo, lo que se vislumbra como una alternativa a un mayor equilibrio en las cámaras y en posiciones desde el Legislativo de críticas y analíticas hacia el Presidente pasa por lo que pueda ocurrir en Morena más que lo que pasa por los partidos de oposición.

De cualquier manera hay camino por recorrer. Muchas variables están interviniendo entre los ciudadanos. La polarización no necesariamente está fortaleciendo a la oposición, más bien tiene a cada uno en su lugar en donde el Presidente sigue dirigiendo el tránsito casi por la libre, mientras que sus críticos viven buscando sus equivocaciones y sus tumbos.

No se ve por dónde, de no ser que Morena siga siendo su mejor enemigo, pero hoy hasta con ello lleva ventaja.

RESQUICIOS

Sean o no “provocadores” o “conservadores”, la toma de la CNDH deja a la institución cerca del fin. Más allá de las denuncias de quienes la ocupan desde el Gobierno se mandó un mensaje hace unos meses. Algo es definitivo, la CNDH no puede seguir siendo lo que es ahora.


Javier Solórzano .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here