AMLO admite que sabía que vendrían apagones; no avisó para no recibir ataques de los “adversarios”

0
124

El presidente Andrés Manuel López Obrador culpó a sus “adversarios” de no haber advertido con tiempo a la población de que el país se enfrenta a una crisis de abasto eléctrico. Según él, no lo dijo antes de los apagones, para que “todos los que se han dedicado a saquear” no lo atacaran.

Este jueves, durante su conferencia matutina, el mandatario aprovechó, como es habitual en él, para culpar a las administraciones pasadas de la situación que provocó apagones para millones de usuarios en todo el país. Nos dejaron una dependencia del gas de Estados Unidos, dijo. Esto a dos años de llevar las riendas del país y en que no ha desarrollado un solo proyecto para almacenar gas natural ni promover su producción nacional.

Y pidió a la población su “apoyo” para reducir el consumo de energía eléctrica durante las horas de la tarde y noche, para contar con mayores reservas de energía a nivel nacional.

Dijo que no había pedido ese apoyo antes “porque tenemos toda la presión de nuestros adversarios”.

Con esas palabras, admitió que se conocía de la emergencia desde días antes en que se verificara el apagón masivo que afectó el norte del país, el pasado lunes 15, y que por motivos políticos, no quiso transparentar la situación.

De hecho, desde el sábado 13 de febrero, el Cenace advirtió, en un análisis técnico, que había una situación delicada, y llamó a restringir el uso de energía eléctrica. Sin embargo, ese llamado no fue replicado por la presidencia de la República, para que la gente tomase sus previsiones, tal como era su deber.

Al contrario, el presidente calló y permitió que más de 4 millones de usuarios en Nuevo León, Coahuila, Chihuahua y Tamaulipas amanecieran sin energía eléctrica el lunes 15, en medio de los fríos más intensos que han azotado la región en muchos años. Y, además, considerando que miles de personas contagiadas de COVID-19 dependen de la energía eléctrica para contar con respiradores o concentradores de oxígeno.

En los días subsecuentes, los cortes de electricidad se extendieron a todo el país, abarcando 29 estados de manera “rotativa” y “programada”, con la finalidad de quitar carga al sistema eléctrico, el cual adolece al momento de una reducida capacidad de generación de fluido eléctrico, debido a que México no cuenta con el abasto habitual de gas natural que suele recibir de Estados Unidos. Esto último, producto también de las nevadas que afectan Texas y otras zonas.

Fue hasta este jueves, en que la Comisión Federal de Electricidad pudo informar que el servicio se ha restablecido al 100%, que el presidente se atrevió a pedir a la población que se “apretara el cinturón”, reduciendo el consumo de 6 de la tarde a 11 de la noche, para poder contar con suficiente energía.

Si lo hubiera hecho antes “iba a generarse una alarma mayor que nos iba a ocasionar una situación más complicada”, dijo, sin más.

En días pasados, el presidente quiso quitarle responsabilidad a su gobierno al señalar que también en Estados Unidos, particularmente en Texas, hay apagones. Lo que no dijo fue que las autoridades texanas sí avisaron a la población de lo que ocurriría para que pudieran prevenirse y les pidieron desde la semana pasada que redujeran al máximo su consumo de electricidad para poder sortear juntos la emergencia.

En cambio, el gobierno de AMLO dejó que el apagón masivo sorprendiera a los mexicanos, a pesar de que sabía que ocurriría. Es más, el lunes salió a decir que sólo había 400 mil afectados, cuando hubo al menos diez veces más. 

 

etcetera.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here