Con imagen de paracetamol, el Insabi garantiza medicamentos; el suministro no está asegurado: Cero Desabasto

0
151

En plena polémica por el desabasto de medicamentos, especialmente oncológicos, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) anunció que se garantiza su distribución en el país. Sin embargo, diversos tuiteros hicieron notar que en una de las fotos con las que fue difundida la noticia sólo se ve paracetamol.

Después de las intensas protestas y expresiones de inconformidad por la carencia de medicamentos, especialmente para los niños que padecen cáncer, la noche de este jueves, en su cuenta de Twitter, el Insabi anunció que está garantizado su abasto. Y acompañó su mensaje con cuatro fotografías en las que se ven los trabajos de descarga y registro de los fármacos.

Varios tuiteros señalaron que en la cuarta de las imágenes difundidas por el Insabi, en la que se aprecia a un trabajador verificando una caja, se observa un medicamento llamado Serflax, que es paracetamol (uno de los analgésicos más utilizados) en solución inyectable. Hicieron notar que hubiese sido mejor publicitar los fármacos oncológicos.

Además, el Insabi emitió un comunicado en el que anunció que las dependencias del sector Salud se encuentran trabajando en el rediseño de la proveeduría de medicamentos, para lo cual se han firmado convenios para que participe la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops, por sus siglas en inglés) en la compra consolidada.

 

Según el comunicado del Insabi, la Unops ha entregado 40 millones de unidades de medicamentos y materiales de curación, que han sido entregadas a instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina.

Twitter/Insabi

El lunes 28 de junio, afirmó el Insabi, fueron distribuidas en el país 30 mil piezas de diversos medicamentos oncológicos, como la ciclofosfamida, metotrexato, gemcitabina, etopósido, carboplatino, paclitaxel y cisplatino.

Con el nuevo proceso, aseguró el Insabi, se destierran prácticas monopólicas y se crean una red de distribución más amplia que permite la competencia. Ese sistema quedará consolidado este año y el abasto será garantizado hasta 2024, dijo el instituto.

En sentido contrario, Andrés Castañeda Prado, del colectivo Cero Desabasto, explicó, en entrevista radiofónica con Carlos Loret de Mola, que “el problema es que no tenemos un abasto asegurado, garantizado, sistemático, que no tenga a las y los pacientes con la duda de si mañana va a haber medicamentos en la clínica y el hospital, lo que se suma a la preocupación de la enfermedad”.

Sobre el registro de medicamentos faltantes en el sistema de salud, Castañeda Prado destacó los relacionados con la diabetes, con el cáncer y con las enfermedades reumatológicas. Pero el problema es generalizado, señaló.

Mencionó que el problema del desabasto es muy grave ya que entre 2019 y 2020 se triplicó el número de recetas no surtidas en el IMSS (se pasó de 5 millones a 16 millones). Indicó que desde 2015 hasta mediados de 2019 “el porcentaje de recetas surtidas completamente estaba arriba del 98 por ciento, constante. Vemos cómo a mediados de 2019 empieza a caer y se agudiza, de manera mucho más importante, en enero y febrero de 2020, baja a menos del 90 por ciento”. Así, ejemplificó, nada más en el IMSS en esos meses se dejaron de surtir más de 4 millones de recetas.

Por ello la organización le pide al gobierno que reconozca este problema y la urgencia de resolverlo, lo que no hizo el Insabi en su comunicado, explicó.

Castañeda Prado comentó que anteriormente las compras estaban concentradas en pocos proveedores y había sobrecostos, pero que el problemas fue que se decidió cambiar de tajo el modelo de la compra consolidada del IMSS, que se había ido perfeccionando y que había logrado muy buenos niveles de abasto. Sin embargo, se hizo “sin paracaídas y caímos encima de los pacientes que se quedaron sin su medicamento”.

Así han pasado dos años en que las compras fueron asignadas a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que no funcionó, y ahora hasta se ha intentado con la Unops.

“En la problemática general se ha subestimado la complejidad de la compra de los medicamentos, que no es cualquier cosa, es un proceso muy complicado. Ha habido muy poca comunicación, los tiempos han sido muy correteados y no se ha tomado en cuenta la voz de las y los profesionales, de los grupos de pacientes, de la industria (…) Sin una planeación adecuada ha derivado en un desabasto importantísimo”, explicó Castañeda Prado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here