Controles de temperatura sirven de poco ante COVID-19: especialistas de EU

0
86

Desde el comienzo de la pandemia, la práctica de tomar la temperatura en los espacios públicos se ha vuelto cada vez más común, provocando un aumento en las ventas de termómetros infrarrojos sin contacto y escáneres de temperatura corporal, incluso cuando la evidencia científica que indica que tienen poco valor se ha solidificado, según información del New York Times.

Los funcionarios de salud han respaldado los cubrebocas y el distanciamiento social como medidas efectivas para frenar la propagación del Covid-19, pero no la toma de temperatura, incluso, algunos se burlan sobre los controles de fiebre.

Dicen que tomar la temperatura en los puntos de entrada es un gesto que es poco probable que elimine a muchas personas infectadas y ofrece poco más que una ilusión de seguridad.

Un creciente cuerpo de evidencia también sugiere que muchos de los que están provocando la transmisión son portadores silenciosos: personas que han sido infectadas pero se sienten bien y no tienen fiebre u otros síntomas.

Los controles de temperatura son similares a “controlar el aceite antes de realizar un viaje largo en automóvil”, dijo David Thomas, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. “Te hace sentir mejor, pero no evitará que arruines el auto ni que se caigan los neumáticos”.

David Paltiel, profesor de política y gestión de la salud en Yale, dice que las personas asintomáticas son los “esparcidores silenciosos” que están impulsando la transmisión y provocando eventos de propagación.

“Puede estar expuesto e incubando el virus, y comenzar a eliminar cantidades masivas de virus transmisibles y ser un superpropagador, sin mostrar ningún síntoma como fiebre”.

Los controles de temperatura no harán nada para detener estas “bombas de tiempo”, aseveró. “Es una mala idea”, acotó.

Curiosamente, de los pacientes con Covid-19 gravemente enfermos que necesitan atención médica no siempre tienen fiebre. De casi 6 mil pacientes en el área de Nueva York que estaban tan enfermos que fueron admitidos en los hospitales de Northwell Health, solo el 30% tenían fiebre cuando ingresaron, según un estudio del Dr. McGinn que se publicó en el Journal of the Asociación Médica de Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here