El tiempo, implacable juez. @PorEstoOnline

0
306

Con el transcurrir del tiempo las cosas pueden verse con mayor claridad. Se aprende de las situaciones adversas y se aprecia mejor lo que en un principio pensábamos que se trataba de un acto incorrecto, un castigo divino, o un acto de maldad de algún personaje.

Es el tiempo el que da la razón al justo, luego de una tempestad de calumnias en su contra, y de señalamientos que enemigos envidiosos, o bien, de quien solo ha podido apreciar desde fuera un acontecimiento logra vislumbrar de lejos.

Y el tiempo le ha dado la razón a Alicia Menéndez Figueroa, directora Peninsular de los “Por Esto”, siendo responsable de decisiones que han venido a generar la armonía deseada al interior del periódico en Quintana Roo.

Fue blanco de agresiones, cuando valientemente tomó la decisión de dar un gran sacudón a la estructura del periódico. Separar la mala hierba de la siembra, que ocupa una gran extensión de buen fruto.

El cuerpo humano, necesita una respuesta médica pronta, cuando el cáncer amenaza con invadir y dañar los órganos vitales. Entonces se toma la decisión de extirpar aquella parte que está infectada, antes de que abarque otra porción del cuerpo.

Y es de entenderse que tal acción ocasione enojo en algunos sectores. Pero insistimos, el tiempo ha sabido poner cada cosa en su lugar.

Con gran respeto, Alicia, ha sabido entender los embates en su contra, como si de un atroz criminal se tratara. Pero hoy nadie puede cuestionar que su decisión, está encaminada a restaurar el sano ejercicio periodístico, y sobre todo, a proteger a los compañeros periodistas esforzados en ejecutar un trabajo profesional, serio, pero sobre todo ético.

Con silencio ha enfrentado esos ataques, sin responder con la misma agresión, con el mismo rencor. En una absoluta postura de entendimiento de quienes se han sentido ofendidos ante esta nueva forma de tomar decisiones.

Con clara aceptación de la amistad y concordia reinante entre el gremio periodístico. De este u otro medio que se han solidarizado con sus colegas, pero que no pueden ver o entender la realidad del Por Esto.

Comienzan nuevos tiempos en el ejercicio periodístico, el cual no se basa en prácticas de antaño, donde grupúsculos buscaban hacerse de un poder ajeno al rotativo, pero que habitaba en su interior. Los tiempos demandan una entrega total al ejercicio en la búsqueda de su reivindicación.

Se ha tomado la manzana podrida, y se le ha retirado de las sanas…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here