Epidemiologos israelitas asocian uso de aspirina con menor probabilidad de sufrir COVID-19

0
179

Epidemiólogos israelíes condujeron un estudio que, en resultados preliminares “pero intrigantes”, arroja que el uso de ácido acetilsalicílico o aspirina, reduce hasta 29% la probabilidad de infectarse con el virus que provoca la COVID-19*.

“Hemos observado una relación inversa entre la probabilidad de infección de COVID-19, duración de la enfermedad y mortalidad y el uso preventivo de aspirina”.

En el estudio titulado El uso de la aspirina para prevención primaria de enfermedades cardiovasculares se asocia con una menor probabilidad de infección por COVID-19, los autores dicen que “el uso de aspirina está asociado con mejores resultados de recuperación entre pacientes positivos a COVID-19. Tenemos la hipótesis de que el uso de aspirina en la prevención de enfermedades primarias cardiovasculares podría tener un efecto de protección ante la susceptibilidad de contraer COVID-19 y la duración de la enfermedad”.

“Esta observación del posible efecto beneficioso de dosis bajas de aspirina sobre la infección por COVID-19 es preliminar pero parece muy prometedora”, declaró Eli Magen, director del estudio, del Centro Médico de Barzilai.

“Dado que la aspirina en dosis bajas inhibe la biosíntesis de PGE2, este mecanismo podría mejorar la inmunidad antiviral mediante la inducción de IFN tipo I”, dice el documento.

Añade que “se ha asociado el uso de aspirina con una menor probabilidad de infectarse por COVID-19, en comparación con las personas que no la usan”.

Admiten que se trata de resultados preliminares, pero son lo bastante esperanzadores e “intrigantes” como para que merezca seguirse investigando el posible papel de la aspirina en la modulación del sistema inmune.

El documento que reporta los resultados fue publicado en la revista The FEBS Journal. En el reporte se informa que se analizaron los datos de alrededor de 10 mil personas contagiadas de COVID-19 entre el 1 de febrero y el 30 de junio de 2020.

Del análisis de los datos se obtuvo que 1 de cada 9 personas que tomaba aspirina en dosis leves resultó negativa, en tanto que 1 de cada 6 personas que también lo hacía resultó positiva. Esto implica una posible reducción de riesgo de 29%.

Aseguran que el estudio arrojó que “la duración de la enfermedad, (considerada como el tiempo del primer positivo hasta el segundo negativo aplicando prueba PCR), entre usuarios de aspirina, fue significativamente más corta que entre los pacientes que no usan aspirina”.

Aunque no en todos los casos de personas que tomaban aspirina se dio un caso negativo a COVID-19, la diferencia es lo bastante significativa como para que los epidemiólogos consignen la probabilidad de que esta sustancia tenga un papel relevante en la reacción de algunos organismos al virus.

Los resultados de este estudio son cualitativos, es decir, que se registraron cifras de contagios y de reducción de casos positivos. No se sabe al momento qué mecanismo estaría implicado en esta acción de la aspirina ante la COVID-19, pero es una posibilidad que según los investigadores se debe seguir estudiando.

NOTA DE LA REDACCIÓN

Este y otros textos similares dan cuenta de los avances científicos en la lucha contra la COVID-19 y en modo alguno  no es una recomendación para que el lector  se automedique o auto diagnostique. Siempre se debe consultar al médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here