Escándalo en la iglesia La Luz del Mundo: “Me sentí humillada cuando perdí la virginidad”, el testimonio de una joven que perteneció al culto

0
189

La sede principal de la poderosa iglesia La Luz del Mundo está en México, pero Los Ángeles es el epicentro del escándalo que la rodea.

Horas después del arresto de su líder religioso, Naasón Joaquín García, en el aeropuerto de la ciudad estadounidense el pasado 3 de junio, cientos de miles de feligreses fueron convocados a los templos para mantener un rezo continuo de día y noche.

“La gente no conoce lo que es un hombre de Dios”, pronunciaba el “hermano” que oficiaba la misa el miércoles en la imponente iglesia del este de Los Ángeles, el barrio latino de la ciudad. A sus palabras le seguían sollozos y llantos agonizantes de decenas de mujeres que vestían faldas largas y se cubrían el pelo con velos.

García, quien se hace llamar “El Apóstol” y cuya iglesia afirma tener unos 7 millones de seguidores en el mundo, fue arrestado junto a dos mujeres asociadas con la organización religiosa.

La fiscalía del estado de California acusó a García de 26 delitos graves, que incluyen pornografía infantil, abuso sexual contra menores, tráfico y trata de personas.

El escándalo ha provocado que la iglesia y muchos de sus seguidores defiendan la inocencia de García, pero también ha desembocado en quejas y denuncias en foros de internet de personas que abandonaron el que califican como “culto” religioso.

BBC Mundo conversó con una joven estadounidense de 23 años que decidió abandonar la iglesia hace dos años tras haber sufrido trauma psicológico, según afirma.

El testimonio que Teresa (nombre ficticio) comparte a continuación se mantiene anónimo por temor a sufrir represalias por parte de su familia.

linea

Mi familia ha tenido esta religión desde los tiempos de mis abuelos, así que está muy metida en mis raíces.

Mis padres son de origen mexicano pero se conocieron en Estados Unidos y se casaron dentro de la iglesia.

Me enseñaron a asistir a al menos una de las misas que organizan a diario, aunque mientras fuese a más mejor porque, según la religión, el sirviente de Dios todavía está con vida y debemos agradecer por eso. Sentía que debía rezar por él porque me salvaba cada mañana.

Desde los 5 años era obligatorio para las niñas usar vestidos o faldas holgadas que no delinearan el cuerpo y llegaran hasta los tobillos, pues la religión dice que el cuerpo es un templo y debe honrarse y respetarse.

Crecí teniendo como referencia a Samuel, el padre de Naasón y quien era el anterior apóstol. Me sentía muy conectada con él. Recuerdo que sentía ganas de llorar porque estaba muy feliz de tenerlo en mi vida. Sabía lo importante que era,porque mis padres me habían enseñado que él era más importante que ellos.

Cuando era niña, sentía la urgencia de ayudar en la casa del pastor, aunque al final no lo hice por no tener edad suficiente. La iglesia quería que las mujeres más entregadas y puras sirvieran la mesa cuando había cenas especiales en su residencia.

Más información: https://bbc.in/2KQrwiu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here