Iglesia católica llama a reducir riesgo de contagios al volver a clases

0
185

En víspera del reinicio de clases presenciales programado para mañana, la Iglesia Católica hizo un llamado a las autoridades para que el retorno tenga una estrategia integral que disminuya al máximo los riesgos de contagios por Covid-19 y que privilegie la salud de estudiantes, profesores, personal de trabajo y padres de familia.

A través de su editorial del semanario Desde la Fe, señaló que el debate en torno al regreso a clases no debe reducirse a un asunto político, sino que la prioridad debe de ser el bienestar de la niñez.

«A casi 18 meses después de iniciada la pandemia, el gobierno de México impulsa el regreso este lunes de millones de niños y adolescentes a las aulas de forma presencial. Este año y medio ha tenido diversas afectaciones para los niños. De acuerdo con la Unicef, al menos uno de cada tres niños en edad de ir a la escuela en América Latina no pudo acceder a la educación a distancia mientras las escuelas permanecieron cerradas.

«El mismo organismo estima que al menos uno de cada siete niños y jóvenes vivió confinado en su hogar durante gran parte de 2020 y, como consecuencia, sufrió ansiedad, depresión y aislamiento».

Al respecto, la Iglesia Católica reiteró en la editorial que no se debe dejar atrás el riesgo que representa la pandemia de Covid-19, que en este momento tiene su tercera ola en el país, y que ha afectado «seriamente» a los menores de edad.

«De acuerdo con el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, hasta el 11 de agosto, en México se habían registrado 60,928 casos positivos de Covid-19, con un incremento mayor de junio a agosto. Estos datos nos indican que el debate en torno al regreso a clases no debe reducirse a un asunto político, pues la prioridad de todos los sectores sociales debe de ser el bienestar de los niños a corto, mediano y largo plazo».

Recordó que habrá alumnos que no volverán en igualdad de condiciones, de hecho, muchos simplemente no volverán. Refirió que en octubre del año pasado, el Papa Francisco señaló esto como una ‘catástofre educativa’, pues “muchos niños y adolescentes se han quedado atrás en el proceso natural de desarrollo pedagógico”.

La Iglesia Católica insistió que la necesaria suspensión de clases presenciales en todas las escuelas del país evidenció las disparidades educativas preexistentes. «Así pues, hubo quienes se vieron obligados a abandonar el ciclo escolar y perdieron el hilo del aprendizaje, especialmente importante en materias de enseñanza gradual.

» El rezago educativo tiene efectos muy graves en nuestra sociedad. Diversos académicos mencionan a la educación como uno de los principales indicadores para la movilidad social; es decir, las personas con estudios tienen más probabilidades de acceder a una mejor calidad de vida. Despojar a los niños de esta posibilidad es condenar su futuro. En este momento, el llamado de la Iglesia a todos los sectores es a diseñar un pacto educativo nacional, construido a través de obras y no de palabras o discursos’, como han dicho nuestros obispos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here