La cartera ,mentiras y ataques.Segundo debate

0
46

La revisión del estado de la relación de México con Estados Unidos y las posturas de Donald Trump en materia comercial, permitieron a los candidatos presidenciales definir su postura hacia Washington: desde el enfrentamiento que anticipó Ricardo Anaya, al respeto mutuo que delineó Andrés Manuel López Obrador y el ejercicio de la diplomacia, no la bravuconería, que planteó José Antonio Meade.

Y desde su estilo, Jaime Rodríguez Calderón recomendó destetarnos de los gringos e incluso expropiar Banamex al Citibank. A Estados Unidos hay que ponerle la pierna dura, quitarnos la actitud del ratón chaparro.

En las entretelas del segundo debate entre candidatos, con el tema México en el mundo. Comercio exterior e inversión, el intercambio verbal se concentró entre López Obrador y Ricardo Anaya después de que el ex dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) rompió las reglas del debate y se acercó al candidato de Juntos Haremos Historia.

Con hojas en mano, Ricardo Anaya intentó atribuir a López Obrador la caída de la inversión extranjera directa en Ciudad de México cuando fue jefe de Gobierno. En un lance que descolocó al panista, quien se quedó mudo, López Obrador le soltó, mientras le mostraba su billetera: Voy a guardar mi cartera.

En el intercambio entre ambos, y luego de que en el primer debate Anaya presentó la carátula de un presunto libro del que todavía no se conocen ejemplares, López Obrador le presentó una tapa apócrifa: Acabas de decir que escribiste un libro. ¿Sabes cómo se llama? Las mentiras de Anaya. Y aquí hay otro capítulo: mentiroso, farsante. Anayita Canallita.

En el formato estrenado anoche, en la Universidad Autónoma de Baja California, campus Tijuana, la primera pregunta provino de Luis Ángel Amador Pérez, residente en esta ciudad. Quiso saber las acciones que prevén los candidatos para reorientar las exportaciones a países diferentes a Estados Unidos.

Rodríguez Calderón, conocido como El Bronco, se lanzó contra Trump: Compararnos con animales, a los humanos nos molesta, pero hacemos más daño con el veneno de la boca. Trump es algo de eso. Tenemos que trabajar hacia India, Corea y Japón, a Sudamérica, y hacer el comercio entre los mexicanos.

López Obrador afirmó que ante las amenazas del muro, militarizar la frontera y perseguir a los mexicanos, es preferible fortalecer la economía, con la finalidad de generar empleos en México y cerrar así la necesidad de emigrar.

Los migrantes van a buscarse la vida a Estados Unidos, no van por gusto, y estamos de acuerdo con el TLC, y debemos aprovechar la relación con EU, de amistad y respeto mutuo, indicó.

Para Anaya, el principal error que cometió el gobierno de México fue recibir a Trump durante su campaña, cuando se ha dedicado a tratar de aplastarnos.

Desde la perspectiva de Meade, no se debe aceptar ningún acuerdo que no esté basado en el respeto. No voy a permitir bajo ninguna circunstancia que se nos falte al respeto jamás. Ese es mi compromiso con ustedes.

Uno de los dos moderadores, León Krauze, cuestionó a López Obrador acerca de la autosuficiencia alimentaria y si ello provocaría, por ejemplo, medidas económicas.

–¿Y si ello comienza una guerra comercial? –insistió.

–No habrá guerra comercial. Tenemos que entendernos, cambiar las relaciones y Trump aprenderá a respetarnos, esto te lo puedo garantizar.

En su réplica, Meade sostuvo que cuando en abril el Senado avaló el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, la bancada de Morena, a la que calificó de secta, votó en contra.

López Obrador reviró: El debate es para atacarme. Es obvio y diría que comprensible, estamos 25 puntos arriba en las encuestas y están pensando que se van a recuperar aquí, que van a remontar su desventaja. No van a lograrlo, no voy a caer en la provocación.

A la pregunta que Krauze hizo a Meade respecto de si México debió ser más firme con Trump cuando fue canciller, contestó:

No anticipé que fuera a ganar. Muy pocos lo hicieron. Pensé que no tendría posibilidades de ganar, fue una sorpresa la elección, un escenario complejo, era difícil anticipar, pero fuimos claros en denunciar el racismo y la ignorancia. Con Trump se dijo que se acabarían las remesas, que se impondría un impuesto transfronterizo, redadas contra los migrantes y al día de hoy, con dificultades, problemas, las amenazas se han conjurado.

–¿Se equivocó el presidente Enrique Peña al invitar a Trump?

–Juzgado por los resultados, no. Ya se salió del TTPP, del acuerdo nuclear de Irán, del acuerdo climático de París y hoy estamos renegociando el TLC. No vamos a descansar hasta que los migrantes estén ciertos y tranquilos. No volverles a fallar.

Anaya, en cambio, se entrampó cuando le preguntaron hasta dónde llevaría una confrontación con Trump, incluso si ello implica suspender la cooperación bilateral: “A los tiranos, a los bulis, no se les apacigua, ¡se les enfrenta!”

José Antonio Meade expresó que el valor se acredita de frente, y que el día en que México no tenga miedo de hablar con un adversario que lo amenaza sin dar la cara, diga qué se espera de la relación y si después de eso las líneas rojas se han respetado, quiere decir que la diplomacia funcionó, no la bravuconería.

Otra pregunta de los electores provino de Diego Domínguez Sánchez, migrante veracruzano, acerca de si están de acuerdo en aumentar el salario mínimo para reducir la disparidad con los ingresos en Estados Unidos.

López Obrador respondió: Estoy de acuerdo en esta postura, que es la que ha manifestado en algunas ocasiones el presidente Trump. En esto coincido, aumentar los salarios en México, aquí en la frontera, al doble (del) salario mínimo. No se puede hablar de un acuerdo comercial si no se busca la igualdad en el salario.

Anaya aprovechó para responder una pulla de El Bronco, respecto de que sus hijos viven en Estados Unidos: Es mentira. Y se trata de que el trabajo esté bien pagado: aumentarlo a cien pesos y duplicarlo en cuatro años.

En el rubro de economías de protección, Meade recordó que en la década de los 80 del siglo pasado una política de economía cerrada derivó en periodos de escasez que afectó a todos.

Aquí no hay atajos. Si queremos cerrar la brecha, tenemos que dedicar más inversión al sureste. Hemos cambiado. Hoy la inversión y el comercio nos han ayudado. El comercio y la inversión ayudan. No se hagan bolas, comprar y vender a otros países nos ayuda, cerrarnos nos regresaría a 1988, no es un buen tiempo para regresar. Aquí compiten a ver quién, por decreto, fija los salarios más altos, como la época de José (López Portillo), expuso.

Anaya insistió en la afirmación de la caída de inversión en la jefatura de Gobierno de López Obrador, quien le soltó: Eres un mentiroso. Aquí hay un dato oficial: cuando fui jefe de Gobierno fue cuando más inversión extranjera directa llegó a la ciudad. Treinta y siete mil millones de dólares. Nunca en la historia de la ciudad había llegado tanta inversión, y a las pruebas me remito, porque estás acostumbrado a mentir.

El panista sostuvo que es un dato tramposo, porque incluye la venta de Banamex y Bancomer. Ahora resulta que estás muy orgulloso de venderle la banca a Estados Unidos y España, dijo.

Sin embargo, López Obrador cerró: La información que tengo es de la Secretaría de Economía. Mañana o pasado se va a saber la verdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here