Moches, robos de identidad y empresas fantasma, la corrupción en “Jóvenes Construyendo el Futuro”

0
81

Uno de los programas insignia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, “Jóvenes Construyendo el Futuro”, está inmerso en la corrupción. Moches, robos de identidad, empresas fantasma y cero procesos judiciales forma parte de lo que se vive en los diferentes estados de la república, según publica este lunes Milenio diario en primera plana.

Según los testimonio de los propios delegados federales de Aguascalientes, Campeche, Chiapas, Guerrero, Nayarit, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco y Yucatán, jóvenes inscritos en el programa dan moches a las empresas o instituciones cuyo monto va de los 500 hasta los mil 600 pesos por no asistir a la capacitación; asimismo, hay empresas que retienen cierto porcentaje de las becas y otras que son fantasma y pretendían reclutar a jóvenes para desviar recursos.

Sin embargo, en el caso de las empresas que se quedan con un porcentaje o el total de la beca, no existen procesos judiciales en su contra.

Guillermo Díaz Robles, director de Jóvenes Construyendo el Futuro en Sonora, declaró a Milenio que al menos 18 empresas ubicadas en Hermosillo, Nogales, Caborca, Navojoa, y Etchojoa, fueron dadas de baja, y 12 más están bajo investigación, por cobrar cuotas a los jóvenes pero ningún momento se procedió jurídicamente en su contra.

“Hay empresas que les han dicho a los jóvenes que si su beca es de 3 mil 600 pesos, que les den una parte y no se presenten, si alguien les está pidiendo una parte de su apoyo que nos los reporten porque aunque las empresas afiliadas amenacen con darles de baja del programa a los jóvenes, no lo pueden hacer”, declaró por su parte, Joaquín Díaz Mena, coordinador de programas sociales del Gobierno Federal en Yucatán.

Mientras tanto, en Nayarit y Chiapas se han detectado empresas fantasma que buscaban incorporar a jóvenes al programa para luego desviar los recursos. Teresa Pérez Granados, delegada de San Luis Potosí, también dijo que en ese estado descubrieron empresas fantasma que tienen a jóvenes cobrando sin hacer nada y les piden, a cambio, la mitad del dinero.

Al margen de la corrupción en el programa, los delegados también lo consideran como un fracaso porque apenas se han logrado reclutar a 900 mil jóvenes en todo el territorio nacional, mientras que de acuerdo con datos del INEGI existen al menos 3.9 millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan.

Víctor Castro Cosío, por ejemplo, coordinador de los Programas Sociales del gobierno federal dijo que “el programa fracasó porque yo creo que se les hizo poco el dinero”. “Hay que decirlo, el programa no llegó a la meta esperada; se inscribieron más de tres mil jóvenes en Baja California Sur, hubo un buen número, fue un gran programa, sin embargo, mucha gente que no nos tuvo la confianza, los muchachos no se anotaron y había capacidad para once mil. No llegamos a la meta porque en Baja California Sur muchos jóvenes quieren buscar trabajo en otros lados, yo creo que los tres mil 600 de la beca se les hizo poco”.

Pese a este panorama y la lectura de sus propios empleados, el presidente López Obrador insiste en presumir el programa, incluso como modelo para “competir” con la delincuencia organizada y atraer a los jóvenes.

“Vamos a ver quién puede más, porque yo le voy a dar opciones a los jóvenes, porque no quiero que te los lleves, no quiero que los jóvenes se echen a perder”, declaró el pasado 14 de julio.

Sobre el reportaje, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, sólo se limitó a decir esta mañana que el gobierno y el sector privado monitorean constantemente el programa.

“Seguimos trabajando muy de cerca y muy de la mano con el sector privado, con las cámaras empresariales, tenemos constantemente reuniones de planeación, de seguimiento, de monitoreo, evaluación e incluso discusiones de áreas de oportunidad en el futuro”, indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here