Santiago Nieto, tras Odebrecht; AMLO no quiere persecuciones

0
273

Durante una entrevista con Reuters, el próximo jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Santiago Nieto Castillo, afirmó que es vergonzoso lo poco que se ha avanzado en el caso de los sobornos ligados con Odebrecht, asunto que promete examinar cuando asuma su cargo. Además, el futuro funcionario aseguró que la unidad que encabezará ha sido utilizada con fines políticos.
Sobre el caso Odebrecht, que ha tenido repercusiones en varios países, expresó: “Es una vergüenza que México y Venezuela sean los únicos países en América Latina que no han sancionado a nadie”.
Nieto Castillo, quien aún no ha tenido acceso a la información de la UIF, dijo que lo primero que se debe hacer es saber qué hay en esta dependencia respecto al asunto.
Lo hasta ahora cierto es que en Brasil, ejecutivos de Odebrecht dijeron haber sobornado a funcionarios mexicanos, en concreto de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Como afirma la nota de Reuters, Andrés Manuel López Obrador ha prometido combatir el crimen financiero y el lavado de dinero, pero no ha especificado como lo logrará.
Nieto Castillo fue titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, cargo desde el cual dirigía una investigación por un presunto soborno de Odebrecht durante la campaña electoral de 2012. La indagación iba especialmente dirigida contra Emilio Lozoya, a quien se acusó de haber recibido 10 millones de pesos para la campaña priista. Entonces el fiscal denunció que fue presionado por Lozoya para que no se le inculpara.
Posteriormente Nieto Castillo fue removido de su cargo por haber incumplido con un código de conducta de la Procuraduría General de la República, a lo cual replicó que no había violado reglas ni haber revelado información confidencial.
Nieto Castillo también expresó a Reuters que buscará que los organismos federales encargados de la investigación de las delincuencias tributaria, electoral y organizada compartieran más información. Lo anterior debido a que, en su opinión, la UIF y la oficina del fiscal general son dos “cuellos de botella” que retrasan los casos. Pero el asunto es peor por que la falta de resultados se deben a“la impunidad, la complicidad gubernamental y la falta de decisión política del combate de la corrupción”.
El 31 de agosto López Obrador habló en conferencia de prensa sobre el caso Odebrecht, cuando aseguró que su gobierno no iniciará nuevos procedimientos judiciales ni habrá “persecución”. Dijo que se buscará dar continuidad a todos los procesos legales en curso.
A la pregunta de si abriría nuevos procesos, respondió que lo haría sólo si hubiera elementos, y añadió: “Si quiero dejar también claro, como lo expresé desde la campaña, que no vamos a desatar ninguna persecución. Dije en campaña que queremos justicia, no venganza. No vamos a actuar como lo han hecho otros gobiernos: que desde la espectacularidad se mete a la cárcel a personas, y luego ese gobierno, que inicia así, metiendo a la cárcel a políticos, empresarios, los utilizan como chivos expiatorios y ese mismo gobierno termina manchado de corrupción. Les puedo resumir diciéndoles que yo sí creo en el perdón”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here