Vamos por empresas tramposas, afirma SAT

0
51

Más que perseguir a evasores, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) apelará al civismo contributivo, sobre todo empresarial, dice la jefa del organismo encargado del cobro de los impuestos, Margarita Ríos-Farjat, “para que paguen los que no pagan”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la abogada fiscalista que dejó la comodidad de su despacho independiente para integrarse al sector público, dice que el enfoque losóco de la recaudación debe ser justicia y parte de la premisa de que la riqueza como tal se genera en el sector privado y la Constitución mandata que hay que contribuir al gasto público.

Y es el gobierno el encargado de redistribuirla, le da valor a los procesos y a las instituciones, asegura al citar al premio Nobel de Economía Douglass North: “Cuando una institución es sólida y fuerte da certeza”. “Si no respetamos eso, entonces es como hacer trampa; no hay que buscar las excepciones todo el tiempo o interpretar (las leyes scales) de una manera muy forzada”, advierte al señalar que no habrá marcha atrás en la compensación universal, que se limitó precisamente para cerrar la evasión fiscal.

“La evasión no es sólo operaciones simuladas y empresas fantasmas y el contrabando, sino también las planeaciones fiscales agresivas; la evasión es lo que no llega”, pondera. Por eso, considera que se necesita cambiar esa cultura o manera de pensar que es “como un deporte para ver cómo le hago para pagar menos impuestos” o pedir devoluciones que no se justifican, asegura la jefa del SAT

Solidaridad

Ahora que se está reuniendo con integrantes de la iniciativa privada, Ríos-Farjat les habla de cómo pueden ayudar a combatir la evasión para mejorar la recaudación más que a obligarlos. 

Lo anterior, con un sentimiento de solidaridad social ante un mal que padece México y a los empresarios les afecta porque impide la competencia económica.

La funcionaria comenta que ante los reclamos de que están pagando justos por pecadores, les hace ver que de ese tamaño es el desafío. “Si logramos abatir este problema o reducirlo, deben regresar los incentivos económicos de crecimiento; ahora hay que alinearnos en un sentido de desincentivar los efectos perversos provocados por muchas ideas que se generaron”, afirma convencida en las instalaciones del SAT.

En ese contexto aboga por la comprensión, unidad y participación de todos los buenos mexicanos ejemplares que acatan lo que dice la Constitución que ya cumplió 102 años. Invita a ver que si hay la mejor intención de ser un gobierno austero, abierto y transparente, todos debemos contribuir para una mejor redistribución en una sociedad tan desigual. Margarita Ríos-Farjat, una abogada regiomontana con maestría y doctorado, señala que si bien el fisco no es una entidad popular en ninguna parte del mundo, su plan es que el SAT le facilite la vida al contribuyente y hacer que regrese la conanza en esta institución.

Reconoce que será una labor de plomería, la cual no es “sexy” y sí poco visible, y que no será fácil ni rápida. “No creo que sea una cosa de un año, se hará un llamado a la sensibilización”, matiza la jefa del SAT. Ríos-Farjat tiene la responsabilidad de recaudar este año 3.3 billones de pesos, es decir, superar la meta de los poco más de 3 billones que se captaron en 2018. López Obrador Cuando comenzó a formar su propia familia, hizo una pausa en su vida profesional para después independizarse.

Con 21 años de casada con un abogado experto en temas de arbitraje comercial y dos hijos, empezó a involucrarse en otros temas que le inquietaban, como el sistema nacional anticorrupción. Fue el entonces dirigente del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien la invitó a participar en lo que sería su plan de nación. Sin militar en ningún partido comenzó a asistir a varias reuniones sobre procuración y justicia en una mesa de trabajo integrada por ocho personas. Aceptó participar sin abandonar su visión crítica que la llevó a escribir en un periódico y a ser una buena abogada.

“No pude disimular ser crítica, le preguntaba cosas y le cuestionaba temas, y lejos de molestarse, él me sumaba a cosas”, platica Ríos-Farjat. Eso le hizo reexionar que si uno dice lo que piensas y te suman, entonces se trata de alguien que quiere ser responsable.

Por eso aceptó participar en el grupo plural para elaborar el plan de nación y después en la campaña. “Me convenció de que sus intenciones eran honestas y sinceras, él mismo me hizo la invitación y me di cuenta que esto era lo que más le preocupaba”. Después cuando le pidió hacerse cargo del SAT, ella le preguntó: “Qué quiere del SAT, y me dijo con esa vehemencia que tiene en las conferencias mañaneras, una frase que se me quedó muy grabada: ‘Quiero que paguen impuestos los que no pagan, porque es muy injusto que el país se sostenga a costa de los cumplidos; si no lo cambiamos ahora, esto no va a cambiar’”, recuerda.

Dice que el Presidente se siente muy comprometido con el resultado de la elección, y quiere responderle a todo el país, y eso obliga a uno a hacer lo que está en nuestras manos. Los Contemporáneos La nueva jefa del SAT nació en Monterrey, Nuevo León, en donde pasó su infancia. A la Ciudad de México le tomó cariño cuando realizó sus primeros estudios.

Regresó a Monterrey por el trabajo de su papá y se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nuevo León con un buen promedio, lo que le permitió tener una beca para estudiar la maestría en Derecho Fiscal y al mismo tiempo trabajaba en el juzgado de distrito y en un despacho de una rma multinacional.

Proviene de una familia que le inculcó el amor y respeto a las instituciones. Fue una niña muy inquieta y por inuencia de su papá estudió leyes. La austeridad fue la mayor enseñanza que le legó su padre, y la comunicación su mamá, dos fuentes de donde abrevar que armonizaban muy bien, dice. Con orgullo recuerda a su padre —de quien tiene una foto en su ocina— como un hombre que le dedicó 50 años de su vida al Poder Judicial de la Federación.

También se desempeñó como maestro de historia, fue autodidacta y siempre se apoyó en la cultura del esfuerzo al ser huérfano. “Fue un juez austero con poca vida social que siempre se la pasó estudiando”, dice Ríos-Farjat al recordar que de niña. cuando tenía como 11 años de edad, la llevaba a las sesiones del pleno en la Suprema Corte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here