“Privar a los niños del acceso a la red tendrá efectos negativos a largo plazo”

0
68
Privarlos de las pantallas puede restringir el conocimiento sobre el mundo que los rodea y a la vez la sobreexposición genera vulnerabilidad. Cuáles son los efectos de que los niños naveguen online

Desde que nacen y por su situación de indefensión, los niños son cuidados y protegidos por sus familias. Se les enseña desde muy pequeños a no circular por la cocina cuando se preparan las comidas, a no comer comida que haya estado en el piso y a no hablar con extraños, entre otras cosas.  

 

Sin embargo, llega un momento del crecimiento en el cual los padres no pueden estar presentes y al tanto de todo lo que sus hijos hacen las 24 horas del día, y el acceso a internet, los celulares y las redes sociales lo hacen todo aún más difícil.

 

Mientras que algunos argumentan que permitir que los niños pasen horas en sus dispositivos digitales como teléfonos inteligentes, tablets y computadoras portátiles es perjudicial para su bienestar general, otros agradecen los beneficios educativos y de desarrollo que estos dispositivos pueden ofrecer a las mentes más jóvenes.

 

En esta nota no nos referiremos a los graves problemas que hoy también ocurren en Internet y abarcan al público infantil, como grooming, pornografía infantil , acoso virtual, entre otros. Nos referiremos a aspectos puntuales en el vínculo entre los chicos y las pantallas: ¿acceso sí o acceso no? ¿Cuánto tiempo? ¿Qué hacer con la sobreexposición? Aquí algunas de las preguntas disparadoras que planteamos a los expertos .

 

“Los adultos deberían dejar ir de la idea de que el pasado fue mejor: los juegos de antaño, las formas de lectura y los tiempos de espera. El mundo ha cambiado y nos encontramos frente a nuevas formas de conocernos, informarnos, educarnos y vincularnos”,  indicó en diálogo con Infobae Sonia Almada, psicoanalista directora de Aralma, especialista en infancia y adolescencia.

Para aquellos que creen que los riesgos son exagerados y en realidad superados por las ventajas educativas y sociales, el acceso a Internet ofrece a los niños una serie de actividades similares a las que podrían estar haciendo sin conexión y prohibirlas podría infringir su desarrollo sociológico.  

 

“Si bien no se conocen estudios que prueben las secuelas emocionales en niños que hayan sido privados del acceso a Internet, se puede inferir que tendrán efectos negativos a largo plazo que obstaculicen el desarrollo socio-cultural de un joven que quedó fuera del circuito”, advirtió Almada.  

 

De manera contraproducente, quienes lo prohíben, lograrán que frente a la prohibición los niños busquen aún más insertarse en el mundo virtual. “Ni padres ni educadores podemosir en contra de la tecnología, ciencia que ofrece otras posibilidades, que además son acordes a los intereses de los más chicos. Los términos ‘privar’ y ‘prohibir’ se alejan de la educación actual”, sugirió a Infobae la licenciada María López de Bertomeu, psicóloga y orientadora escolar.

 

“Los dispositivos forman parte de la realidad, y más aún de la realidad de las nuevas generaciones. Evidentemente, pueden ser un instrumento didáctico y existen aplicativos quetienen por objetivo el aprendizaje y práctica de determinadas funciones cognitivas”, explicó en diálogo con Infobae Diego Luparello, psicoanalista y ex-presidente del Claustro de Analistas en Formación de la APA.

 

Cuando Lopez de Bertomeu sugiere el apoyo de algunos contenidos en los hogares, lo hace pensando en niños que estuvieron ocho horas en el colegio, y recomienda el uso de computadoras y páginas portadoras de juegos de matemáticos, por ejemplo, para que los niño estudien sumando elementos lúdicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here