Interceptan sujetos armados a Mario Delgado en Tamaulipas y culpa al Poder Judicial: por ellos hay “ingobernabilidad” en la entidad, dice

0
351

El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, informó que durante una gira por Tamaulipas el vehículo en que viajaba fue interceptado por un grupo de sujetos que portaban armas largas, y culpó de lo ocurrido a la falta de gobernabilidad que prevalece en la entidad debido a que el Poder Judicial no ha resuelto sobre el desafuero del gobernador Francisco Cabeza de Vaca.

A horas de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijera que la violencia que se ha desatado en este proceso electoral es mero “amarillismo” de los medios de comunicación que se han agrupado en contra de su gobierno, el propio líder del partido en el poder informó haber sido víctima de una intimidación.

Por medio de un par de publicaciones en sus redes sociales realizadas a la 1:30 de la tarde de este viernes, Delgado informó que “nos acaban de detener, apuntándonos con armas largas en la carretera en Tamaulipas, entre Matamoros y Reynosa”.

Pero, naturalmente, aprovechó para culpar de la situación al gobernador de Tamaulipas, opositor al actual gobierno, Francisco Cabeza de Vaca, sobre quien pesan una serie de acusaciones por parte del gobierno federal y también al Poder Judicial, que no ha resuelto en definitiva sobre su desafuero.

Delgado dijo a la cámara que “Tamaulipas vive una crisis de inseguridad, de violencia, por la situación, por causa, pues… del propio gobernador y el Poder Judicial que sigue sin resolver una situación. Urge la gobernabilidad en Tamaulipas”.

“Así la situación en este estado, qué lamentable. Nos encontramos bien”.

En el video se puede ver cómo uno de los tripulantes del vehículo en donde viajaba Delgado junto con la senadora Guadalupe Covarrubias, Adriana Lozano y el diputado Erasmo González, le dice a los que viajan en la camioneta “no podemos salir, no podemos hablar. Tenemos que avanzar. Somos de Morena”, mientras Delgado narra a su audiencia que “se nos cerraron, nos detuvieron con armas largas”.

La persona que viaja en el asiento del copiloto parece mostrar al copiloto de la otra camioneta (un joven de menos de 30 años de edad), una credencial mientras le dice insistentemente “somos de Morena, somos de Morena”.

Luego se escucha a alguien hablar para avisar de lo ocurrido y decir “nos detuvieron… para que le avises a Rosa Icela”.

 

Así, a muy pocas horas de que el presidente López Obrador negara su responsabilidad en la violencia política que azota el presente proceso electoral y dijera que se trata de mero amarillismo de los medios, que buscan atemorizar para que la gente no salga a votar, Delgado se vio en el trance de ser intimidado, pero aprovechó para culpar al gobernador Cabeza de Vaca.

Esto, a pesar de que se han registrado lamentables agresiones y asesinatos en todo el país, incluidas regiones gobernadas por Morena.

Y, como si antes del intento de desafuero en contra de Cabeza de Vaca no existiera la violencia, Delgado dijo que “urge que se restablezca la gobernabilidad en Tamaulipas”.

También deslizó la insidia de que el acercamiento de la camioneta con armas largas fue enviado por el propio gobernador, pues dijo:

“Ojalá se garantice la seguridad del resto de nuestra gira. Vamos a Reynosa. Sabemos que ahí hay mucho enojo por parte del gobernador porque nuestro movimiento va arriba en las encuestas. Lamentamos la violencia, lamentamos las amenazas e invitamos a la gente a que a pesar de esto, no tenga miedo, salga a votar. No hay de otra”.

En respuesta, numerosos internautas recordaron al dirigente nacional, quien lucía pálido y preocupado que él ha sido uno de los defensores acérrimos de la “política de seguridad” del actual gobierno consistente en “abrazos, no balazos” y que ha derivado en un crecimiento sin precedentes del poder del crimen organizado en todo el territorio nacional.

Por su parte, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, respondió a Delgado con un tibio e ineficaz “llamado a la paz”, sin hacer, como le obliga su cargo, el compromiso de investigar el incidente.

Por medio de sus redes sociales, Sánchez Cordero dijo: “Llamamos a la paz en todo el país, este tipo de hechos no deben ser tolerados. Seguiremos coordinando con todos los niveles de gobierno para darle confianza a la población rumbo a la próxima jornada electoral del 6 de junio”.

Pues, tal como ha sido evidente, la orden presidencial frente a la intensa violencia político no ha sido reducirla, sino evitar que reduzca la participación de la ciudadanía en la jornada electoral, pues AMLO teme que eso derive en fraude.

etcetera.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here