miércoles, junio 19, 2024

Top 5 Semana

Noticias

La comedia y comediantes en Yucatán en escenarios de falta de respeto a la mujer maya

La comedia y comediantes en Yucatán en escenarios de falta de respeto a la mujer maya
Por Hanzel Vargas Aguilar
¿Por qué en Yucatán abundan comediantes que se disfrazan de mujer maya para crear sus personajes?
¿Y por qué en esas representaciones ellos muestran a las mujeres mayas como vulgares, ignorantes, léperas? ¿Y por qué eligen a mujeres mayas y no a catrinas? ¿No hay catrinas brutas, ignorantes?
¿Cuando veremos a una actriz disfrazarse de varón para crear un personaje masculino, y mostrarlo tonto, machista, bobo, ignorante? ¿No hay forma más inteligente de hacer comedia?
Lo anterior es parte una discusión sobre el tema que a veces aflora y que ahora yo recuerdo a raíz de una protesta pública que hizo la antropóloga y poetisa María Elisa Chavarrea Chim, quien también es promotora cultural y ambientalista.
En su espacio en esta red ella pidió respeto a la mujer maya y la vestimenta de esta.
-Basta de ser ridiculizada con shows de exageraciones, somos mujeres mayas orgullosas de sus raíces -expresó en su mensaje.
-No exagero al decir que los comediantes se burlan de nosotras -afirmó-. ¿Acaso no pueden ser más inteligentes y por eso se cubren con nuestra piel?
La antropóloga Chavarrea Chim es originaria de una comunidad pobre de Chumayel. Cuando ella era pequeña su familia se trasladó a Mérida por problemas de salud del padre, quien aquí encontró trabajo de velador. La familia vivía donde aquel laboraba.
Ella reprobó tres veces en la escuela primaria porque no hablaba español. Por ser la mayor de los hermanos, a esa edad escolar ella trabajaba para ayudar en la economía del hogar. Laboró como niñera, ayudante en taller de piñatas, empleada de tendejones y trabajadora doméstica. Para ella no había vacaciones en julio y agosto.
Una vez, una de sus patronas la acusó de robarse una joya. Aunque después se averiguó que el autor fue un albañil, esa vergonzosa situación la hizo tomar una determinación. «No me volverán a humillar por ser pobre». Decidió que iría a la universidad. Con becas y apoyos logró su propósito, a pesar de la oposición del padre, quien le insistía en que era inútil su formación académica pues terminaría casándose y atendiendo el hogar.
Rumbo a su meta hubo obstáculos, Sus padres se separaron, ella se convirtió en madre de sus hermanos. Pero no cesó en su empecinamiento. Su primer poema en maya fue sobre esa dolorosa situación.

Populares