López Obrador, señalado como hipócrita por respaldar la “Ley Garrote”, destaca The Guardian

0
234

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien forjó gran parte de su carrera política en las movilizaciones sociales, ha recibido diversas críticas por avalar una legislación local que sanciona con penas de hasta 20 años de prisión las protestas que tengan como objeto bloquear la realización de obras públicas, destacó el diario británico The Guardian.

El rotativo recapituló como la semana pasada fue aprobada por el Congreso local de Tabasco la polémica legislación calificada por sus críticos como “Ley Garrote”, situación que se produce cuando el gobierno que encabeza López Obrador anunció el inicio de las obras de una refinería en esta misma entidad, de la cual es oriundo el mandatario mexicano. Dicha obra, que pretende ser terminada en cuatro años, ha sido cuestionada porque no cuenta con los estudios de impacto ambiental. La etiqueta #Ley Garrote fue tendencia en varios días de la semana anterior.

En su rueda de prensa del pasado miércoles 30 de julio, López Obrador justificó la aprobación de la ley loca y aseveró que esta busca sancionar la extorsión de que Pemex y sus contratistas habían sido objeto, por parte de agrupaciones que bloquean las carreteras que conducen a sitios petroleros.

La postura del mandatario fue calificada como hipócrita por sus críticos, puesto que López Obrador hizo de los bloqueos y la protesta social uno de sus principales instrumentos de lucha política que hoy lo tienen en la Presidencia de la República.También porque ha respaldado a grupos afines a él como el magisterio disidente cuando recurren a este tipo de prácticas.

“Es hipócrita para alguien que hizo toda su carrera con una reputación de protestas y bloqueos. ¿Quién va a definir si es extorsión o no? ¿Sus amigos no serán manifestantes y sus oponentes extorsionistas?”, manifestó Gerardo Priego, un político opositor a Morena, el partido del presidente en Tabasco.

“Se benefició de marchas, protestas y periodismo de investigación que revelaron corrupción o ineptitud por parte de políticos a los que una vez se opuso. Ahora que es presidente, las protestas y las investigaciones periodísticas van en contra de él, y no le gusta”, dijo por su parte Javier Garza un analista político de Torreón, Coahuila.

The Guardian destacó que si bien los índices de aprobación de López Obrador se mantienen altos, alrededor del 60%,  ha generado preocupación en algunos sectores de la izquierda en México, de la que el mandatario afirma ser parte, por aplicar medidas de austeridad discrecionalmente, crear una policía militarizada para enfrentar la violencia y también atacar a los medios críticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here