Tras inundaciones y muertes en Tula, funcionarios se echan la bolita y niegan toda culpa

0
129

Luego de la muerte de 14 pacientes en el Hospital No. 5 del IMSS en Tula por causa del desborde del Río Tula, la titular federal de Protección Civil, Laura Velázquez, dijo que sí lanzaron la alerta sobre el riesgo de inundaciones, en tanto que el director del IMSS, Zoé Robledo, afirmó que nadie les avisó.

A su vez, el presidente municipal de Tula, Manuel Hernández, dijo que desde el huracán pasado se avisó al hospital que esta ciudad siempre hay riesgo de inundaciones. Y, por su lado, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, declaró que la responsabilidad de advertir sobre la gravedad de las lluvias recae en la Comisión Nacional del Agua.

Este jueves, Velázquez dijo que fue gracias a las alertas de su dependencia que Tula fue evacuada. “sí se hizo evacuación en Tula, lamentablemente lo que pasó en este hospital es que se quedó incomunicado, no hubo manera de asistirlos porque no pudieron comunicarnos lo que estaba sucediendo”, se defendió.

Durante la conferencia mañanera, Laura Velázquez salió en defensa de la dependencia que dirige y con ello, del gobierno federal, ante las acusaciones de Zoé Robledo en el sentido de que no tuvieron aviso de lo que se avecinaba el lunes pasado, cuando el hospital ubicado en Tula se inundó, se quedó incomunicado y sin electricidad, lo que llevó a 14 pacientes a morir por falta de oxígeno y a efectuar un complicado rescate de pacientes y personal médico.

“Nuestros trabajos de alertamientos son muy puntuales, e incluso lo hacemos a través de redes sociales, a través de ustedes los medios de comunicación, principalmente de radio y televisión que nos permiten alertar a la comunidad”, dijo la funcionaria.

Agregó que esas alertas las lanzan también “entre la población, lo hacemos principalmente con Protección Civil municipal y del Estado para ir a alertando y hacer la evacuación”.

“Si no hubiéramos evacuado el centro de Tula en la madrugada del lunes, para amanecer martes, el problema hubiera sido mayor. Sí hubo evacuación, no hubo comunicación en el hospital”, justificó.

En el mismo sentido evasivo, el alcalde de Tula dijo que desde el pasado 13 de agosto, en que se hizo presente el huracán Grace, su gobierno advirtió a las autoridades del hospital de Zona del IMSS que habría posibilidades de inundación. “Siempre hay latente la posibilidad de inundaciones en Tula”.

Ante las intensas críticas recibidas por la muerte de 17 pacientes, Zoé Robledo emitió este miércoles un video en sus redes sociales. “Desafortunadamente ni el personal directivo del Hospital ni la Jefatura de Prestaciones Médicas ni la Delegación de Hidalgo fueron advertidos, oficial o informalmente, del fenómeno y su potencial”, aseguró.

Y, tal como lo dijo también el martes 7 de septiembre, dijo que el hospital sí cuenta con planta de energía propia para casos de emergencia, pero que ante la violencia de la inundación, colapsó.

Refirió que los trabajadores le comunicaron que fue hacia las 3 de la mañana del 7 de septiembre que la planta dejó de funcionar, debido a que el nivel del agua subió repentinamente.

Luego de la tragedia, en redes sociales se evidenció mayor coordinación y comunicación de parte del gobierno municipal, estatal y federal. Fue así que desde la tarde de este 8 de septiembre, elementos de la policía local y de la Marina supervisaron que los habitantes de las zonas en mayor riesgo salieran de sus domicilios, para resguardarse en lugares seguros. El gobierno municipal y estatal afirmaron que según datos de Conagua, existía el riesgo de un nuevo desborde del río para la noche del miércoles, por lo que lanzaron una alerta general. El posible desbordamiento no ocurrió.

Laura Velázquez dijo que su dependencia fue la responsable de esta evacuación e incluso dijo que el propio gobernador Omar Fayad le pidió que por favor no se fueran, ya que su gobierno seguía necesitando el apoyo. Dijo que ellos son quienes operan los albergues temporales y que se cuenta con un dato preliminar de 30 mil viviendas afectadas.

Por su lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la causa de todo fue el rebase de las presas aledañas al Río Tula. “Ahí donde está el hospital, el cauce es bastante angosto, es más angosto y ahí no resistió, y ahí se produjo mayor inundación, es el centro de la ciudad”.

Agregó que Conagua se encuentra desfogando las presas para evitar desbordes y que ya se ha logrado una disminución del caudal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here