México crece, pero sin recuperar prepandemia; en Monterrey se acabaron concesiones de agua

0
139

Estados Unidos, en términos técnicos, está pasando por una recesión. Durante el segundo trimestre cayó 0.9%, y durante el primer trimestre su descenso fue de 1.6 por ciento. El vecino del norte sí presenta dos trimestres a la baja, sin embargo, mantiene prendidos varios motores económicos por el empujón de Biden a la economía en pandemia y pospandemia.

Estados Unidos todavía no está en recesión fuerte, pues sus niveles de producción, consumo y empleo siguen teniendo dinamismo. Su economía se desacelera, pero después de haber conseguido recuperar el tamaño prepandemia.

La economía mexicana, en cambio, apenas va a conseguir esos niveles prepandemia. Si bien crecimos en el segundo trimestre un 1.0% del PIB, o 1.9% en términos anuales, lo cierto es que nuestra economía sigue sin poder recuperarse de la pandemia de 2020. La economía mexicana sigue siendo más pequeña que la del 2018.

Lo bueno, estamos creciendo; lo hacen la industria y los servicios. Lo malo, ese crecimiento se mantiene pequeño.

El crecimiento del segundo trimestre de 1.0% fue tan importante para Hacienda que de inmediato se animó a dar sus nuevos pronósticos de crecimiento: para 2022 terminaremos creciendo en 2.4%, pronóstico de Hacienda en línea con lo estimado por el FMI para México.

El 2.4% de pronóstico de crecimiento de Hacienda y el FMI para 2022 es el mejor estimado de todos los análisis.

Esperemos alcanzarlo, pero aun si lográramos crecer 2.4% a finales de 2022, todavía estaremos con una economía menor a la de 2018. Éste fue el problema de no dar estímulos en la pandemia y permitir una caída del 8.5%, y pérdidas de cientos de miles de pequeñas y medianas empresas.

INVERSIONES NUEVAS, SIN CONCESIÓN DE AGUA
El decreto para garantizar el agua en Nuevo León, firmado por el presidente López Obrador el viernes pasado, tiene un lado bueno: el gobierno federal asume su responsabilidad en infraestructura y va a construir un nuevo acueducto, El Cuchillo, y además una nueva presa, Libertad, que se estará sumando a las existentes (y hoy secas) La Boca y Cerro Prieto.

El tema difícil para la industria es que se acabaron las concesiones de agua. Es entendible, si no hay el vital líquido, no se pueden dar concesiones. Pero también las concesiones privadas se terminaron. El director de Conagua, Germán Martínez Santoyo, aclaró que en Monterrey sí se usarán todas las concesiones de agua, ya no habrá privadas, pero con base en un convenio con cada uno de los usuarios.

El tema es vital. Caintra, la cámara que reúne a la industria regia, ha estado aportando agua y rehabilitando pozos.

Creó la iniciativa Sumemos un chorro, con acciones unidas contra la sequía. Pero no fue suficiente. Empresas como Heineken invierten en un pozo profundo y donan agua.

Sin embargo, ahora el tema cambió. Simplemente las concesiones privadas ya no van a estar.

Habrá convenios con cada industria y empresa. Y para adelante, sin concesiones de agua, la inversión tendrá que replantearse en quedarse en Monterrey o irse… ¿al sureste? Donde hay agua, pero no hay energía y le falta infraestructura.

José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here