El hundimiento del petróleo lleva al peso mexicano a mínimos de más de tres años

0
378

La tendencia a la baja de la divisa mexicana, que arrancó a principios de febrero, amenaza incluso con romper el techo de los 22 pesos, récord alcanzado durante las primeras semanas del mandato de Donald Trump. El desplome del crudo –tanto la cotización del Brent como la del Texas, en Estados Unidos caían a doble dígito, hasta el entorno de los 35 dólares– ha golpeado a resto de productores de la región. Pero el impacto en México ha sido mucho mayor que, por ejemplo, el sufrido por el peso colombiano o el real brasileño.

Tras saltar el miércoles de la pasada semana, precisamente a Brasil, el virus llegó a México pocos días después. En un momento particularmente delicado para su economía: con el PIB estancado durante el año pasado (-0,1%), acumulando tres trimestres consecutivos en negativo, algo inédito en el país. Sectores clave como la construcción, minería o la industria manufacturera se desplomaron durante el año. El círculo se estrechó aún más la semana pasada con la publicación de los resultados de Pemex. La petrolera estatal mexicana no levanta cabeza: las pérdidas del 2019 fueron de 18.000 millones de dólares, un 92% más que el año anterior.

Los casos confirmados de coronavirus en México son de momento solo siete. Pero los efectos globales de la pandemia sumada a la debilidad de su economía pueden empeorar el panorama. En junio, la agencia Fitch fue la primera en rebajar la nota de Pemex por debajo del grado de inversión. Las otras dos firmas que dictan el compás del mercado -S&P y Moodys- tienen el dedo también cerca del gatillo y la preocupación por repercusiones a la nota de la deuda mexicana es ya tema de conversación incluso en las reuniones del Banco de México.

En el mercado de materias primas se aceleraron las consecuencias tras el anuncio por parte de las autoridades estadounidenses de que su llegada era inminente. En apenas dos semanas, los casos en EE UU superan los 400. Por primera vez en 10 años, la Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé una contracción de la demanda de petróleo en el primer trimestre. Y el banco de inversión Goldman Sachs alerta de que el desplome del crudo puede llegar hasta los 20 dólares, niveles de hace dos décadas.

Más información en El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here