La decisión de Philip Morris: adiós cigarros

0
92

La guerra contra el cigarro tiene su razón de ser en la salud pública: es un causante de cáncer, que afecta a millones de consumidores.
De ahí han venido las regulaciones en su contra: dejar de fumar en lugares cerrados, prevenir sobre el daño de fumar —con pictogramas en las cajetillas—, fuertes impuestos, evitar la venta de cigarros cerca de las escuelas e informar mejor.
Por eso sorprende la decisión de Philip Morris, la principal compañía de cigarros a escala mundial, cuya decisión puede marcar un antes y un después en la industria: llegar a producir sólo productos libres de humo, sí, con nicotina, pero vienen siendo mucho menos dañinos que el cigarro que hace combustión.
PIDEN REVISAR LA LEY DE CONTROL DE TABACO
Philip Morris es la principal compañía de cigarros a escala mundial. Sus marcas son conocidas en México, comenzando por la líder, Marlboro, siguiendo por una de las más antiguas, Delicados, y teniendo otras marcas reconocidas como Benson & Hedges, Chesterfield y Faros.
Y ahora, a escala mundial, incluyendo México, su decisión es dejar los cigarros, para dar paso a lo que puede considerarse el siguiente paso de la industria: productos libre de humo.
Gonzalo Salafranca, director de Asuntos Corporativos de Philip Morris International (PMI), nos dice que en México les gustaría que hubiera un debate serio y responsable sobre los productos libres de humo. Resulta que la Ley General para el Control de Tabaco fue promulgada en 2009, cuando no se encontraban los avances científicos de los nuevos productos libres de humo.
Desde luego, Philip Morris busca que este tipo de productos libres de humo sean incorporados en la legislación y tengan un trato sanitario, fiscal y de uso con respecto a sus propias características.
EVITAN LA COMBUSTIÓN, SIGUEN TENIENDO NICOTINA
Los productos libres de humo sí tienen nicotina. De hecho, están hechos de tabaco. Pero no logran la combustión. Ésta es la parte crucial.
Philip Morris relata que lo más dañino para la salud de las personas es la combustión de los cigarros, es decir, cuando se queman. En cambio, con estos nuevos productos el tabaco sí se llega a calentar, pero no llega a quemarse. Las personas no inhalan el humo del tabaco. “Así se reduce el 90 o 95% de los componentes químicos que dañan la salud de las personas con el humo del tabaco”.
Salafranca dice que el nuevo producto sí contiene nicotina, pero es muchísimo menos nocivo para la salud que los cigarros normales.
El producto estrella de Philip Morris es IQOS. Lo comercializan con éxito en países europeos, como Gran Bretaña, España, Francia, Grecia e Italia. Se trata de un dispositivo al cual le añades el tabaco. El dispositivo calienta el tabaco, pero no llega a quemarlo. No hay combustión. Y ello reduce, dicen en Philip Morris, el 95% de los miles de componentes químicos dañinos del cigarro. ¡Ojo!, el nuevo producto, IQOS, sigue teniendo nicotina y es dañino para la salud, pero no a los niveles de los cigarros.
PMI: RECONVERSIÓN DE SUS FÁBRICAS DE CIGARROS
El 25 de octubre de 2016, el presidente mundial de Philip Morris, André Calantzopoulos, dijo el nuevo paradigma de la principal productora de cigarros del mundo: dejar de producir cigarros.
Sí, la principal productora de cigarros quiere dejar de hacerlos, para dar paso a los productos libres de humo. De ahí en adelante han venido hechos que parecen confirmar la reconversión. En primer lugar, han invertido cuatro mil 500 millones de dólares en investigación para sus nuevos productos libres de humo. El año pasado, el 13% de sus ingresos ya viene de productos libres de humo, como es IQOS.
Ha reconvertido fábricas de cigarros como las de Boloña, en Italia, o la de Aspropyrgos, en Grecia, donde invirtieron 300 millones de dólares. En ambas fábricas, en lugar de cigarros, se producen HEETS, que son las unidades de tabaco que se utilizan para sus dispositivos IQOS. Esta misma reconversión de fábricas las planean hacer en Rumania, Corea y Rusia.
Esta discusión llega a México. Esperemos que los legisladores la tomen en cuenta, así como la Cofepris. Se trata de productos que sí tienen nicotina, que siguen siendo dañinos para la salud, pero que en un 90% (argumenta Philip Morris) disminuyen los químicos que dañan a la salud y, entre ellos, los más cancerígenos. ¿Estaremos frente a una reconversión de la industria cigarrera?

José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here