CDMX y Edomex, en semáforo rojo hasta el 10 de enero; era “esperable”: López-Gatell

0
112

Los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México, respaldados por la Secretaría de Salud, determinaron establecer en rojo el semáforo epidemiológico en ambas entidades del 19 de diciembre al 10 de enero por la situación generada por la Covid-19.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y de Promoción de  Salud (quien hace apenas una semana se resistió a hablar de rojo en el semáforo y prefirió hablar de “alerta”, sin mayor aclaración ni medidas específicas correspondientes a ese estado), explicó que a partir de este sábado 19 de diciembre y hasta el 10 de enero del próximo año las actividades no esenciales serán suspendidas.

 

El escenario que ahora vivimos era previsible, según lo expresado por López-Gatell: “Era muy esperable que todos los países del hemisferio norte tuviéramos un repunte en algún momento a partir de octubre y hasta marzo de 2021. Esto fue una reflexión científica que se hizo en distintas comunidades de salud pública, incluyendo organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, simplemente por el conocimiento que hay sobre los virus respiratorios y su relación con la temporada de otoño-invierno. Tal como lo previmos ocurrió y a partir de la primera semana de octubre, la semana 40 del año, en un conglomerado de entidades federativas que están en la región centro–norte del país, tuvimos un repunte, que posteriormente ha involucrado a otras zonas”.

 

Dijo que aunque se cuente próximamente con las vacunas, deben continuar las medidas de protección básicas como la sana distancia, no salir de casa, no reunirse con otras personas, el uso de cubrebocas, lavado de manos y buscar pronta atención médica en caso de síntomas.

 

Recordó los llamados a seguir las medidas para evitar contagios hechos por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador; la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo.

 

Dijo que las autoridades llegaron a la conclusión de que “se requieren medidas extraordinarias que en este momento son indispensables para lograr que durante las siguientes semanas (…) se reduzcan los contagios, las hospitalizaciones y las muertes”.

 

Las medidas acordadas por los gobiernos capitalino y mexiquense, respaldadas por la Secretaría de Salud, son la suspensión de ciertas actividades económicas que contribuyen a la movilidad y congregación de personas y se mantienen las actividades consideradas esenciales.

 

Los sectores esenciales son: venta de alimentos, con entrega a domicilio o para llevar; energía, transporte, manufactura, salud, servicios funerarios, de construcción, financieros y telecomunicaciones.

 

También la fabricación y venta de medicamentos, talleres de reparaciones y refacciones, servicios tributario, de seguridad, obra pública y agua.

 

Por su parte, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, dijo que la capital “entra a semáforo rojo y a partir de mañana sábado tendremos que disminuir la movilidad”. Informó que la capacidad hospitalaria de la ciudad está ocupada a 75 por ciento, y alertó que incluso ampliándola “necesitamos reducir la curva de contagios”. Afirmó que “es difícil, pero pido un último esfuerzo extraordinario a todos” para disminuir la actividad y la movilidad.

 

Dijo que “ha habido una gran responsabilidad de la gran mayoría. Son realmente excepciones de quien ha seguido en fiestas, reuniones. Desde que hicimos el primer llamado la ciudadanía ha actuado de manera muy responsable”. Pero, pese a ello “han seguido aumentando los contagios y las hospitalizaciones”.

 

Del Mazo dijo que en el Estado de México las ocupación hospitalaria es del 75 por ciento, y que el ritmo de contagios es “preocupante”, lo que ha llevado a tomar medidas drásticas para frenarlo, por lo que la entidad pasa a semáforo rojo, que implica suspender todas las actividades no esenciales.

 

Dijo que otras acciones que están llevando a cabo es la reconversión hospitalaria para tener más camas disponibles, contratación de más personal médico e incrementando el número de pruebas diarias (entonces López-Gatell, quien se ha negado en repetidas ocasiones a hacerlo, tuvo un gesto de aprobación) para atender oportunamente a los contagiados.

 

“Son decisiones difíciles que tienen implicaciones muy importantes en la economía de las familias también. Pero lo que tenemos que privilegiar es la salud y salvar vidas”.

 

Apenas minutos antes del anuncio de López-Gatell, Sheinbaum y Del Mazo que implica reducir la movilidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador publicó un tuit en el que se le ve al lado de la ventanilla del avión en el que viajaba hacia Tabasco, con el siguiente mensaje: “En vuelo de México a Villahermosa vimos por la ventanilla el majestuoso Pico de Orizaba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here