La pederastia es una plaga y una monstruosidad en la Iglesia: Papa

0
258

La Sala Regia del Palacio Apostólico del Vaticano acogió el esperado mensaje final del papa Francisco que concluyó el domingo los trabajos de la llamada cumbre antipederastia, que se llevaron a cabo entre el 21 y 24 de febrero con la asistencia de 114 presidentes de conferencias episcopales y 76 invitados, entre patriarcas, los jefes de las Iglesias orientales, representantes de los superiores y de las superioras de las congregaciones religiosas, víctimas y varios colaboradores de la curia romana.

Después de la misa, el Papa argentino, dirigió un mensaje que puso final al encuentro.

Después de dimensionar el abuso sexual de menores a escala mundial como una expresión del mal en la cultura, centrada en los abusos cometidos principalmente en las familias, se refirió a la pederastia clerical en los siguientes términos: Debemos ser claros: la universalidad de esta plaga, a la vez que confirma su gravedad en nuestras sociedades no disminuye su monstruosidad dentro de la Iglesia.

El Papa se está jugando la viabilidad de la Iglesia y su autoridad ha sido puesta en cuestión en medio de escándalos mayúsculos que han agobiado a una catolicidad tambaleante desde hace más de 20 años.

Se trata del mayor reto que ha tenido que encarar la Iglesia y el pontificado de Francisco, estos seis años han estado marcados por exigencias de actuación y por los sucesivos escándalos en Estados Unidos, Australia, Irlanda, Perú y Chile. Por ello, aún resuenan las palabras del presidente del Celam: «Tenemos que reconocer que el principal enemigo está dentro de la Iglesia”, expresó el arzobispo primado de Bogotá, el cardenal colombiano Rubén Salazar.

Las presiones mediáticas pesan, la presencia de organizaciones de víctimas también hizo fuerte presencia,y las tensiones internas se hicieron evidentes. Al grado que Francisco en su mensaje reconoció: Ha llegado la hora de encontrar el justo equilibrio entre todos los valores en juego y dar directrices uniformes para la Iglesia, evitando los dos extremos de un justicialismo, provocado por el sentido de culpa por los errores pasados y de la presión del mundo mediático, y de una autodefensa que no afronta las causas y las consecuencias de estos graves delitos, afirmó.

El escenario es espectacular, el mensaje final del Papa se ofrece en la Sala Regia, ni más ni menos que la antesala a la Capilla Sixtina. En los frescos, se representan trascendentales episodios en la historia de la Iglesia, y ante los representantes de la jerarquía eclesial, retumban los lamentos de Francisco al reconocer al clericalismo y el sometimiento del poder como arista dolorosa de la Iglesia pederasta: Los abusos son siempre la consecuencia de los excesos del poder, aprovechando una posición de inferioridad del indefenso abusado que permite la manipulación de su conciencia y de su fragilidad sicológica y física

Y Francisco reconoce que la pederastia es más vergonzosa en la Iglesia, porque contrasta con su autoridad moral y su actitud que debe ser ética. 

Ocho estrategias criticadas

El Papa propuso ocho estrategias en las que destaca la protección a menores, purificación, acompañar a las víctimas y reforzar las directrices de las conferencias episcopales. Sin embargo, la sensación es que la disertación del Papa se queda en el plano discursivo.

Él mismo pidió medidas concretas y en el encuentro predominaron los señalamientos críticos y los posicionamientos abiertos. Francisco no ha estado a la altura, ha recibido críticas por haber declarado que aquellos que critican a la Iglesia son parientes del diablo y durante el encuentro fue muy cuestionado al señalar su ocurrencia de que todo feminismo termina siendo un machismo con faldas. Para muchos especialistas en temas vaticanos, a Francisco le faltó temple para afrontar las diversidades internas y recurrió a las metáforas de los enemigos externos.

En la tarde de este domingo, en última conferencia de prensa de la cumbre, Federico Lombardi, jesuita también, con gran experiencia en el manejo de crisis colocó acciones más concretas, aún insuficientes, pero que dan líneas programáticas.

Entre esas iniciativas, citó un nuevo motu proprio del pontífice Francisco sobre la protección de menores y de personas vulnerables, para reforzar la prevención y contrarrestar los abusos en la curia romana y en el Estado de la Ciudad del Vaticano.

Otra iniciativa, anunció Lombardi, se promulgará nueva ley del Estado de la Ciudad del Vaticano y de líneas guía para el Vicariato de la Ciudad del Vaticano sobre esa materia, que tendrá incidencia en los episcopados. También la Congregación para la Doctrina de la Fe de un vademécum, guía sencilla que auxilie a los todos los obispos para situar claramente sus deberes y sus obligaciones.

En esta rueda de prensa, Charles J. Scicluna, secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, declaró que se tiene previsto reformar lo relativo al secreto pontificio que es inaceptable en los casos de los abusos sexuales.

Representantes de las víctimas de abuso sexual o sobrevivientes, consideraron las propuestas del pontífice como genéricas y poco novedosas. Lejanas a las medidas concretas y contundentes que prometieron y que la sociedad esperaba. El español Miguel Hurtado, de la organización Fin al Abuso Clerical (Eca, por sus siglas en iglés), afirmó que el Papa no habló de las verdaderas propuestas que esperan las víctimas: «Entregar a la justicia a los responsables, presentar documentos a la magistratura y no destruirlos, cómo desveló el cardenal Reinhard Marx; o que los responsables de los abusos van a perder su puesto, ni de indemnizar simbólica o económicamente a las víctimas”.

Por su parte el italiano Francesco Zanardi, presidente de la Red de Víctimas de Italia, lamentó que el Papa haya pronunciado sólo frases hechas y no haya hablado de procedimientos concretos, de dimisiones de obispos, de denuncias a la magistratura.

“La campaña de tolerancia cero anunciada por el Vaticano se ha convertido en credibilidad cero». La cumbre antipederastia ha sido un ejercicio inédito que no ha dejado satisfecho a nadie.

La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here