UADY genera mejores condiciones de vida en comunidades mayas.Donativo de la Fundación Kellogg para financiar proyectos sociales

0
312

 

  La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y Fundación W.K. Kellogg avanzan en la estrategia de generar mejores condiciones de vida y refrendan su compromiso con las comunidades mayas.

Estos esfuerzos se centran en el financiamiento de proyectos sociales en comunidades de aprendizaje, tienen como objetivo la construcción de conocimientos para la solución de problemas en localidades maya.

En esta ocasión, la Fundación con sede en Battle Creek, Michigan ha realizado una donación a la UADY por un monto de $536,394 (quinientos treinta y seis mil trecientos noventa y cuatro dólares americanos), correspondiente a la tercera fase de este proyecto para financiar 19 nuevas iniciativas sociales en comunidades de aprendizaje, que tendrán vigencia hasta febrero 2021.

En rueda de prensa, Margarita Zarco Salgado responsable de la Unidad de Proyectos Sociales de la UADY destacó que los donativos que ha realizado la Fundación desde el 2013 a la fecha, ha permitido el desarrollo de 31 proyectos sociales.

“Se han financiado cinco convocatorias con la participación de 197 académicos, 519 estudiantes de los cinco campus universitarios y 3553 personas de 37 localidades de 18 municipios del estado”, agregó.

Señaló que estos proyectos que se realizan, responden a problemas prioritarios de las comunidades, representan un diálogo y un rescate de saberes para la creación de nuevos conocimientos que permitan la formación de profesionales con una nueva visión de su entorno.

 

Los proyectos están orientados al turismo, educación, medicina, medio ambiente, vivienda maya, así como educación y el uso de las nuevas tecnologías.

 

Por su parte Javier Becerril García, Coordinador General de Posgrado, Investigación y Vinculación de la UADY, enfatizó que a través del plan Institucional de Desarrollo (PDI) y su Programa Integrador de Responsabilidad Social Universitaria, se busca estar en contacto con las problemáticas de las comunidades y de manera conjunta desarrollar estrategias para erradicarlas y mejorar su calidad de vida.

Los proyectos financiados por la Fundación Kellogg, buscan también garantizar las condiciones de calidad de vida de los pobladores, así como su alimentación.

 

En ese sentido, resaltó el compromiso de responsabilidad social que persigue la Universidad con este tipo de iniciativas, que a mediano y largo plazo buscan incidir en el diseño e implementación de políticas públicas dirigidas a las poblaciones que siguen viviendo en condiciones de mayor vulnerabilidad.

“Es un claro ejemplo de un escenario real de aprendizaje donde la universidad con sus profesores, estudiantes y los propios pobladores generan escenarios significativos que fortalecen al Modelo Educativo para la Formación Integral (MEFI), que tiene como base el impulso de la participación social para alcanzar los objetivos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here