Estrés de pandemia ha envejecido físicamente cerebro de adolescentes: estudio

0
142

Un nuevo estudio de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, sugiere que los factores de estrés relacionados con la pandemia han alterado físicamente los cerebros de los adolescentes, haciendo que sus estructuras cerebrales parezcan varios años mayores que los cerebros de compañeros comparables antes de la pandemia, según publican sus autores en la revista ‘Biological Psychiatry: Global Open Science’.

Sólo en 2020, los informes de ansiedad y depresión en adultos aumentaron en más de un 25% en comparación con los años anteriores. Los nuevos hallazgos indican que los efectos neurológicos y de salud mental de la pandemia en los adolescentes pueden haber sido aún peores.

«Ya sabemos, gracias a la investigación global, que la pandemia ha afectado negativamente a la salud mental de los jóvenes, pero no sabíamos qué estaba haciendo físicamente en sus cerebros, si es que estaba haciendo algo», apunta Ian Gotlib, profesor de Psicología David Starr Jordan en la Facultad de Humanidades y Ciencias, que es el primer autor del artículo.

Los cambios en la estructura del cerebro se producen de forma natural a medida que envejecemos, señala Gotlib. Durante la pubertad y los primeros años de la adolescencia, el cuerpo de los niños experimenta un mayor crecimiento tanto del hipocampo como de la amígdala, áreas del cerebro que controlan respectivamente el acceso a ciertos recuerdos y ayudan a modular las emociones. Al mismo tiempo, los tejidos del córtex, una zona implicada en el funcionamiento ejecutivo, se vuelven más delgados.

Al comparar las resonancias magnéticas de una cohorte de 163 niños tomadas antes y durante la pandemia, el estudio de Gotlib demostró que este proceso de desarrollo se aceleró en los adolescentes cuando experimentaron los bloqueos de covid-19. Hasta ahora, dice, este tipo de cambios acelerados en la «edad del cerebro» sólo habían aparecido en niños que habían experimentado una adversidad crónica, ya fuera por violencia, abandono, disfunción familiar o una combinación de múltiples factores.

Aunque estas experiencias están vinculadas a una mala salud mental más adelante, no está claro si los cambios en la estructura del cerebro observados por el equipo de Stanford están relacionados con cambios en la salud mental, precisa Gotlib.

«Tampoco está claro si los cambios son permanentes –puntualiza Gotlib, que también es el director del Laboratorio de Neurodesarrollo, Afecto y Psicopatología (SNAP) de la Universidad de Stanford–. ¿Su edad cronológica acabará alcanzando su «edad cerebral»? Si su cerebro sigue siendo permanentemente mayor que su edad cronológica, no está claro cuáles serán los resultados en el futuro. En el caso de una persona de 70 u 80 años, cabría esperar algunos problemas cognitivos y de memoria basados en los cambios del cerebro, pero ¿qué significa para un joven de 16 años que su cerebro envejezca prematuramente?».

Originalmente, explica, su estudio no fue diseñado para observar el impacto de covid-19 en la estructura del cerebro. Antes de la pandemia, su laboratorio había reclutado una cohorte de niños y adolescentes de la zona de la bahía de San Francisco para que participaran en un estudio a largo plazo sobre la depresión durante la pubertad, pero cuando llegó la pandemia, no pudo realizar las resonancias magnéticas programadas para esos jóvenes. «Entonces, nueve meses después, tuvimos un duro reinicio», recuerda Gotlib.

Una vez que Gotlib pudo continuar con las exploraciones cerebrales de su cohorte, el estudio llevaba un año de retraso. En circunstancias normales, sería posible corregir estadísticamente el retraso mientras se analizan los datos del estudio, pero la pandemia dista mucho de ser un acontecimiento normal. «Esa técnica sólo funciona si se asume que los cerebros de los jóvenes de 16 años de hoy son los mismos que los de los jóvenes de 16 años antes de la pandemia con respecto al grosor cortical y al volumen del hipocampo y la amígdala», apunta.

«Tras analizar nuestros datos, nos dimos cuenta de que no lo son –añade–. En comparación con los adolescentes evaluados antes de la pandemia, los evaluados después de los cierres de la pandemia no sólo tenían problemas de salud mental internalizantes más graves, sino que también tenían un menor grosor cortical, un mayor volumen del hipocampo y la amígdala, y una edad cerebral más avanzada».

Estos hallazgos podrían tener importantes implicaciones para otros estudios longitudinales que han abarcado la pandemia. Si los niños que experimentaron la pandemia muestran un desarrollo acelerado en sus cerebros, los científicos tendrán que tener en cuenta ese ritmo anormal de crecimiento en cualquier investigación futura que involucre a esta generación. «La pandemia es un fenómeno global: no hay nadie que no la haya experimentado –recuerda–. No hay ningún grupo de control real».

Estos hallazgos también podrían tener graves consecuencias para toda una generación de adolescentes en el futuro, añadió el coautor Jonas Miller, que fue becario postdoctoral en el laboratorio de Gotlib durante el estudio y ahora es profesor asistente de ciencias psicológicas en la Universidad de Connecticut.

«La adolescencia ya es un periodo de rápida reorganización en el cerebro, y ya está vinculada a mayores tasas de problemas de salud mental, depresión y conductas de riesgo –señala Miller–. Ahora se produce este acontecimiento global, en el que todo el mundo experimenta algún tipo de adversidad en forma de alteración de sus rutinas diarias, por lo que podría darse el caso de que los cerebros de los chicos que tienen 16 o 17 años hoy no sean comparables a los de sus homólogos de hace unos años».

Ahora, Gotlib planea continuar el seguimiento de la misma cohorte de niños durante la adolescencia y la juventud, para comprobar si la pandemia de covid ha cambiado la trayectoria de su desarrollo cerebral a largo plazo. También planea hacer un seguimiento de la salud mental de estos adolescentes y comparará la estructura cerebral de los que se infectaron con el virus con los que no, con el objetivo de identificar cualquier diferencia sutil que pueda haberse producido.

Europa Press

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here