La inflación sube a pesar del “superpeso

0
58

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que en la primera quincena de enero de 2023 la inflación anual alcanzó un aumento no visto desde hace más de 20 años, además de 14 por ciento en alimentos. Frente a esos contundentes datos, los comentaristas que celebraban el superpeso han hecho mutis.

El Inegi reportó que en la primera quincena de enero la inflación anual alcanzó el 7.94 por ciento, el mayor aumento desde hace más de 20 años, además de que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se incrementó en 0.46 por ciento respecto a la última quincena de 2022.

Este martes el Inegi presentó su reporte sobre el INPC respecto a la primera quincena de enero del año, con cifras nada halagüeñas: la inflación general anual alcanzó el 7.94 por ciento, un nivel que sólo se superó en el mismo periodo en 2001, cuando fue de 8.37 por ciento. La tasa que había sido prevista por los mercados había sido de 7.86 por ciento, que fue rota hacia arriba.

El índice de precios subyacente, en la que son excluidos los bienes y servicios más volátiles, llegó al 8.45 por ciento anual en la primera quincena del año, lo que ha significado la mayor presión para el aumento de la inflación.

El INPC aumentó 0.46 por ciento respecto a la última quincena de 2022, cuando un año antes había sido de 0.39. Uno de los indicadores más preocupantes para el grueso de la población es que en alimentos, bebidas y tabaco la inflación fue de 14.09 por ciento anual.

Respecto a los datos, Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, señaló que los datos “mostraron incrementos de nuevo, sorprendiendo al alza en el caso de la subyacente y a la baja en la no subyacente. Prácticamente todos los cambios fueron marginales”.

Añadió que “los precios de los servicios (no comerciables) aumentaron de 5.17% a 5.47%. Esto significa presión interna, posiblemente derivado de aumentos en costos laborales. Todavía tenemos mucho de qué preocuparnos”.

Las cifras de la inflación fueron considerados “malas noticias” por Gabriela Siller, mientras que Valeria Moy lo consideró “mal dato”. El consultor Carlos López Jones relacionó la información del Inegi con lo que recientemente había festejado el oficialismo: “No entiendo… . ¿No habían dicho que al bajar el dólar, bajaban los precios?”.

Mientras ello ocurre, farsantes del oficialismo que celebraban al peso frente al dólar no han dicho aún nada de la inflación. Así, por ejemplo, el pasado 17 de enero Epigmenio Ibarra escribió en Twitter: “Sin afán de molestar, informativo: $18.76 pesos por dólar”. Ahora no se ha molestado en escribir por la carestía.

El 17 de enero el “economista moral” Enrique Galván Ochoa, quien el 17 de enero escribió “#AziNoAnlo Dólar a 18 varos en la frontera y acá”, tampoco ha dicho por qué sí AMLO con las cifras de la inflación.

El locutor Jorge Armando Rocha escribió en esos días: “¿Se acuerdan de aquellos agoreros del desastre que advertían que en el primer año del gobierno de AMLO el dólar llegaría a los 30 pesos?…¡Qué osazo!…Pues ayer la moneda estadounidense cerró en 18 pesos con 65 centavos… Ahora mejor, ‘compren pesos’”. Hoy no ha escrito sobre si siquiera se puede comprar la canasta básica.

Y así ha ocurrido con los comunicadores oficialistas: silencio frente a las cifras del Inegi. La inflación detuvo su celebración del superpeso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here