viernes, marzo 1, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Las prisas de Morena llevarán a impugnaciones

Por Jose Yuste

No habíamos visto una línea tan dura del presidente López Obrador a los senadores de Morena, PT, Verde y PES, como fue la del viernes en la noche, en las oficinas del Presidente, justo cuando en el Zócalo se llevaba el concierto de Rosalía.

LAS INSTRUCCIONES DE PALACIO NACIONAL

El Presidente no titubeó. Tampoco se guardaron las formas. No hubo distancia entre un poder, que debería ser de igual importancia que el Ejecutivo. Abyección le llaman algunos. Los senadores de Morena y aliados recibieron instrucciones. Simples y llanas instrucciones. No legislaron. Fueron a recibir la línea del Presidente, donde la instrucción principal era aprobar, sin discusión alguna, las 20 reformas enviadas. Aceptaron el encargo. No hubo debate ni se propuso ningún parlamento abierto, no hubo diálogo ni con oposición ni con sectores productivos. La instrucción fue clara: pasar las 20 reformas en esa madrugada. Así lo hicieron. Como la sede del Senado estaba tomada por la oposición y en el recinto de la casona de Xicoténcatl la senadora Xóchitl Gálvez estaba encadenada, los morenistas y aliados improvisaron y en el patio de Xicoténcatl sesionaron y aprobaron las 20 reformas. 10, 15 minutos por reforma.

VOTACIONES CON FALLAS

Como era de esperarse, las votaciones tuvieron errores, al hacerse todo con prisas, sin mecanismos electrónicos de votación ni para tomar asistencia. Por estos errores legislativos de los senadores de Morena, encabezados por Ricardo Monreal, más los de la Cámara de Diputados (de saltarse comisiones), muchas iniciativas serán impugnadas. En algunas votaciones de las leyes ni siquiera había el quórum indispensable. Será difícil que las reformas aprobadas, o la mayoría de ellas, pasen los filtros legales, por haberse violentado el debido proceso de las cámaras. También varias de ellas recibirán amparos por parte de particulares. La Corte tendrá mucho trabajo, otra vez.

SEDENA, LA GANADORA

Las 20 reformas, aprobadas al vapor, traen de todo. Unas son tóxicas para el sector productivo (cuando pudieron enriquecerse y ser positivas para todos, como la minera). Otras son muy a favor, otra vez, de la Sedena (dándole su aerolínea comercial y sus aeropuertos comerciales). Otras son poco comprensibles, como la sustitución de Conacyt y la presencia de Sedena y la Marina en la Junta de Gobierno. Y una vale la pena defenderla, la Ley del Mercado de Valores, con discusión de por medio. Las 20 reformas aprobadas por unos senadores morenistas y aliados que sólo leían el dictamen y no discutían, fueron:

SEDENA AIRLINES, CONACYT CON SEDENA, SEDENA CON CONCESIÓN

-Ley de Aeropuertos y de Aviación Civil, que evita el cabotaje, trae recursos para la AFAC y permite la entrada de la aerolínea comercial del Ejército, con aeropuertos.

-Decreto para extinguir la Financiera Rural, que deja a los pequeños empresarios agropecuarios sin ninguna banca de desarrollo de primer piso.

-Extinguen el Insabi, pero con muchas dudas sobre los contratos que dejó y la capacidad de IMSS-Bienestar para hacerse cargo de la población sin seguridad social.

-Desaparecen el Conacyt, para dar paso a un consejo en el que, dentro de su Junta de Gobierno, de científicos, deban entrar Sedena y Marina. Además de dar las becas de manera directa, sin posgrados o universidades.

-Ley de Vías Generales de Comunicación, junto con la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario. El objetivo es dar a la Sedena la concesión indefinida del Tren Maya.

LEY MINERA Y LEY DEL MERCADO DE VALORES

– La Ley Minera tampoco se discutió en el Senado. Si bien atiende problemas reales como la falta de agua o quitarla como actividad preferente, también crea un monopolio en exploración del Servicio Geológico Mexicano, que necesitaría recursos millonarios para explorar ¿los tendrá o será una actividad que se estanque? Además, Canadá le advirtió a México que iría al T-MEC por este tema.

– La Ley del Mercado de Valores sería una iniciativa completa y necesaria, que permitiría a las bolsas de valores (BMV y BIVA) ser más accesibles: para la BMV habría cambios en las acciones, permitiendo a las grandes empresas no temer perder el control. O, para BIVA, se podrían incorporar empresas medianas, que logren tener gobiernos corporativos.

Populares