Detras de la protesta, la agresion al director del HRAE.

0
473

La acusación de un grupo de 50 trabajadores sindicalizados contra el director del Hospital Regional de Alta Especialidad de Yucatán (HRAEPY), Rafael Barrera Zoreda tomó un giro de 180 grados ahora al encontrarse elementos políticos detrás del reclamo que vinculan a la hoy candidata a diputada federal por el 3er Distrito Federal, Cecilia Patrón Laviada.

En nuevas evidencias sobre el momento de la agresión, se observa a Hugo Ramírez, persona cercana a la familia Patrón Laviada, y quien incluso funge ocasionalmente como chofer de Cecilia Patrón Laviada, agredir al director de este hospital al momento que intenta dialogar con los manifestantes, pues pudo preferir salir por la puerta de atrás para no enfrentarlos.
En un momento dado que Barrera Zoreda intenta caminar, Hugo Ramírez se coloca al frente y aprovechando la multitud logra colocarle un puñetazo a la altura de la cadera a Barrera Zoreda, quien por reflejo intenta empujar lejos a Hugo Ramírez para evitar que éste vuelva a agredirlo.

Una enfermera del lugar comentó, cerca de la trifulca, que el hospital cuenta con mucho personal colocado por la familia Patrón Laviada, y que ese ha sido el motivo de conflicto con el director desde que fue nombrado, pues no es allegado a dicha familia.

También se observó la presencia de Assi Barrera, que al igual que Hugo Ramírez, son agitadores de Alejandro Solís Campos, dirigente de la sección 100 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) y quien encabezó la protesta contra el director, empleando a personas contratadas ajenas al nosocomio.

Además trascendió que en el Reglamento Interno, no está permitido que el personal se encuentre en las instalaciones o realice actividades sindicales fuera de su horario laboral. Amén de quienes realizan estas acciones fuera de su área de trabajo.

De igual forma Alejandro Solís Campos, líder sindical colocó sellos de clausura a las puertas del recinto sin emplazamiento previo de huelga, lo que corresponde un delito federal contra el nosocomio que se encuentra catalogado como Organismo Público Descentralizado (OPD) y dicha clausura tendría que venir como orden directa de la autoridad máxima del inmueble, que es en este caso, el Director Barrera Zoreda.

A Solís Campos, le pesa también una serie de acusaciones de trabajadores sindicales por la presunta venta de plazas laborales, pidiendo a cambio sumas de hasta 100 mil pesos, o en algunos casos favores sexuales a cambio poder otorgar dichas plazas, la gran mayoría de quienes han hecho efectivo el pago, aún no reciben la promesa laboral que les hizo.
La manifestación contó a penas con el respaldo de unos 50 trabajadores del hospital, de los más de mil 200 con los que cuenta el instituto. Esto debido a que Solís Campos no cuenta con el aval de la mayoría de los trabajadores. Esto porque luego de iniciada su gestión han sido mayores los excesos que los trabajos en favor del personal laboral.

En su historial se encuentra también una recurrente toma de acciones violentas, contratando agitadores externos para amedrentar a sus víctimas, como fue el caso en marzo de 2011 donde secuestró en la torre de gobierno hospital a personal médico que venía en una gira de trabajo desde Ciudad de México.

La agresión al director del HRAE se dio en medio de la Reunión Nacional de Enfermería, que es la reunión más importante a nivel nacional y quienes se mostraron sorprendidas por la acción del líder sindical sin justificación previa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here