Triple jornada de trabajo afecta salud de mujeres _- Advierten sobrecarga de labores ante la pademia

0
141

La llegada de la pandemia de COVID-19 aumentó al triple la carga de trabajo de las mujeres, ya que se ven obligadas a repartir su tiempo entre las tareas del hogar, pendientes del trabajo y el cuidado y atención de su familia, lo que se refleja en afectaciones físicas y emocionales, advirtieron especialistas.

Durante el conversatorio «Triples jornadas de trabajo y salud mental», realizado en el marco de las Segunda Semana de la Salud Mental, que organiza la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) en coordinación con diferentes instituciones, se abordaron temas sobre las diferentes actividades en las que participan las mujeres, principalmente las asociadas al cumplimiento de jornadas laborales, trabajo doméstico, de crianza, cuidados a familiares, entre otras, que causan problemas físicos y mentales.

En la reunión, Rocío Quintal López, investigadora del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” (CIR-UADY), mencionó que esta situación lejos de ser un problema que solo compete a las mujeres, debe ser motivo de políticas públicas que se hagan cargo de la problemática y asuman una posición de corresponsabilidad social.

“Histórica y culturalmente, ha habido un camino de socialización de género en donde se nos ha enseñado una división sexual del trabajo, en donde recae sobre las mujeres el espacio privado y cuidado de los otros, y por mucho tiempo esto se invisibilizó como trabajo, creando un desgaste para todas ellas”, enfatizó.

Algunas de las consecuencias de todas exigencias están, por un lado, la triple jornada, que son las mujeres a cargo de la administración de las tareas escolares, sumándose a la carga doméstica y laboral, dijo.

“Por otro lado, están las mujeres madres, que además de tener esta sobrecarga de tareas docentes que antes estaban resguardadas y direccionadas en la escuela, tienen la responsabilidad de la contención emocional de las infancias, es decir que hoy más que nunca las niñas y los niños sin contacto social necesitan contención emocional”, detalló.

En la opinión de Quintal López esta es una situación casi insostenible que amerita modificaciones que partan desde el Estado y desde el mercado laboral.

En su turno, Diana Vergara Rangel, a nombre de la Secretaría de las Mujeres, apuntó que con el cierre de las escuelas y las guarderías, que antes era una ayuda, las mujeres se vieron en la necesidad de enseñar y supervisar las tareas y clases de sus hijos mientras realizan más actividades, lo que para algunas ha resultado bien, pero para otras ha sido difícil, pues ha reducido sus espacios de participación en el mercado laboral.

Para finalizar, la representante del Colegio de Psicólogos del Estado de Yucatán, Andrea Lozada Ríos, reflexionó sobre las acciones que abonan en la distribución igualitaria de tareas y actividades para una mejor salud mental y evitar estas triples jornadas de trabajo, entre ellas se encuentran abordar la problemática desde una perspectiva social, aplicar jornadas diferidas y salidas pactadas desde las empresas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here