La oposición, de lo perdido lo que aparezca

0
104

Si nos atenemos a la mayoría de las encuestas sobre las elecciones de junio, todo apunta a que Morena conservará buena parte de lo que ya tiene.

Los escenarios podrán cambiar si se altera profundamente la cotidianidad, pero no parece que eso pueda pasar sin dejar de considerar los imponderables.

La pandemia como centro de opiniones y afectaciones podría entrar en terrenos en que los ciudadanos podrían reconocer al gobierno, olvidando todo lo que ha pasado, si terminan por ser vacunados.

Para cientos de miles no va a ser fácil olvidar, porque la muerte de familiares y amigos está con ellos y ellas. La pandemia va a jugar un papel importante en la elección, por ahora no queda claro qué podrá pasar, pero si nos atenemos al manejo y atención que el gobierno le ha dado difícilmente López Obrador saldrá bien evaluado.

Sin embargo, el hecho de que el gobierno venda la idea de que ha hecho bien las cosas apuntalado por el proceso de vacunación puede cambiar a los ciudadanos; muchas personas que han sido inmunizadas reconocen y le agradecen al gobierno “lo que está haciendo por nosotros”.

En la elección todo va a contar. Si alguien lo sabe es el Presidente como ya se aprecia en sus innumerables confrontaciones, algunas fuera de lugar, con el INE. El tabasqueño sabe mejor que al no estar en la boleta la decisión de los ciudadanos puede tomar otro derrotero, puede ser un hándicap significativo para él y su partido.

Es por ello que se la pasa buscando la manera de que todo el tiempo lo veamos entre nosotros. La saturación no pareciera importarle, porque al final tiene claro lo que representa para millones de personas y también que esa tendencia no ha cambiado, independientemente de la evaluación desigual hacia su gobierno.

El Presidente confía en su popularidad y, como lo ha hecho en otras ocasiones, en ello va a jugar su máxima apuesta. Ha intensificado su crítica a la oposición en función de la gobernabilidad de administraciones anteriores, pero también es claro que van apareciendo elementos que le permiten que la crítica sea por la forma en que hoy gobierna la oposición.

Cada vez que la FGR detiene a un político o amaga  con hacerlo, el Presidente encuentra un nuevo motivo para distraer la atención hacia su desigual gobierno y al tiempo también para arremeter contra la oposición.

La omnipresencia presidencial tiene que ver con la gobernabilidad y con el papel que sabe juega entre los votantes. Podrá enfrentar insultos en un avión, pero le queda claro que “son gajes del oficio”. Siempre encuentra en estas circunstancias maneras de desacreditar, “son los que se oponen al cambio, estamos afectando sus intereses”.

Va perfilándose que en pocos casos a Morena le puedan quitar lo ganado, incluso en algunos casos podría llevarse algunas gubernaturas. Los escenarios podrían colocar al partido con el mayor número de estados en el país.

En función de las encuestas que se han dado a conocer estos días, no se ve que la oposición, en alianza o sin ella, pueda sacudir en sus cimientos el momento que vive el país que tiene hoy una hegemonía cada vez más marcada en favor del Presidente y su partido.

La oposición tiene que buscar la manera de frenar el avance de Morena. No se ve por dónde y quizá por ello a lo que puede aspirar es a tratar de ganar el mayor número de posiciones en el Congreso.

Si la oposición tiene claro que hoy sigue sacudida por sus torpezas y el tsunami del 2018, deberá entender que su apuesta tiene que ser desde ya por el mediano plazo, el 2024 está en el lejos-cerca.

En junio se le va a aplicar aquello “de lo perdido lo que aparezca”.

RESQUICIOS

Joe Biden no la dejó llegar. Con antelación mandó un mensaje, su país no puede enviar vacunas a México. Tiene lógica, mientras no resuelva su problema no tiene sentido hacerlo a diferencia de lo que nos dijeron sobre que nuestro país dejaría de recibir vacunas para enviárselas a los países pobres; ni cómo creerles.


Javier Solórzano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here