domingo, julio 14, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Alito sólo gana en el PRI: se queda con sus restos

Las únicas victorias que obtiene Alejandro Moreno Cárdenas son al interior de su partido: logró que los delegados asistentes a la Asamblea Nacional del PRI aprobaran la reelección en la Presidencia de la organización, por lo que podría mantenerse en el cargo hasta la próxima década, además de que obtuvo más poder. Asimismo, descalificó a la voces disidentes al interior de la organización.

Este domingo se realizó la XXIV Asamblea Nacional Ordinaria del PRI, pese a la inconformidad de importantes figuras históricas que han advertido que impugnarán la reunión y las reformas que en ella se aprobaran, e incluso a un intento de portazo que costó que disidentes rompieran vidrios del Pepsi Center, lugar donde se efectuó el encuentro.

El proyecto de reformas a las normas internas del partido fueron presentados a los cerca de 3 mil delegados priistas reunidos, y prácticamente no hubo discusión sobre ellas. Buena parte de las decisiones de la asamblea, desde la aprobación del orden del día, fueron tomadas en votación económica a mano alzada.

En la sesión, incluso Moreno Cárdenas presentó una excusa para no participar en el análisis, discusión y votación de los cambios a los Estatutos del PRI (de las que será el principal beneficiado), la que fue aprobada por la gran mayoría de los participantes en la asamblea, por lo que se retiró.

Al ser consultados los delegados sobre los cambios a los Estatutos, la abrumadora mayoría levantó la mano para respaldarlos. Al anunciarse la aprobación de la asamblea, se escucharon los gritos con clara referencia al ganador de esa transformación: “¡Alito, Alito, Alito…!”.

Posteriormente Rubén Moreira, aún líder de la bancada del partido tricolor en la Cámara de Diputados, se encargó de presentar algunos cambios en la Declaración de principios del expartidazo, en los que el plato fuerte fue la “expulsión de ideario del neoliberalismo y de las políticas de ese modelo” porque alejó al partido de sectores populares, además de definirse como una organización demócrata-social. Igualmente, la gran mayoría de los delegados, muchísimos ataviados con prendas rojas, aprobaron los cambios sin discusión.

Por supuesto, el gran ganador de una jornada en la que su maquinaria partidista funcionó casi como relojito, Moreno Cárdenas, se dirigió a los restos del naufragio priista. Dijo que el partido en una nueva etapa para reconstruirse “como fuerza política”, ahora definido como “socialdemocracia”, según él.

Tuvo munición para quienes disienten de la dirigencia que él encabeza, para lo que no escatimó insultos: “Allá afuera, estos que se dicen que participaban en el PRI, una bola de cínicos, de lacayos, de esquiroles al servicio del gobierno y de sus intereses, que quieren romper la unidad a cambio de impunidad. Eso es lo que quieren, pero quiero compartirles a todas y a todos ustedes: ellos fueron el peor lastre para nuestro partido. Ellos estuvieron al frente cuando castigaron al PRI con el Pemexgate. Hay militantes del PRI vinculados al asesinato de nuestro candidato presidencial y eso le costó al PRI. No vamos a tapar a nadie. Vamos a exigir cuentas, transparencia y los vamos a convocar a que cumplan con su responsabilidad”.

Entre gritos de “¡duro, duro, duro!”, y dejando claras sus intenciones, Moreno Cárdenas dijo que “¡del PRI nadie se va a bajar! ¡Aquí no nos rajamos, aquí nadie renuncia y aquí nadie se dobla!”, y se lanzó contra los importantes voces inconformes que e manifestaron en días pasados: “¡Se acabaron las vacas sagradas, los santones en el PRI! Vamos a exhibir lo que han hecho, porque no han hecho nada jamás por nuestro partido. Hoy quiero decirles: No más traiciones y no más deslealtades”.

También dijo que el gobierno que está por terminar “quiere un PRI sumiso, un PRI de rodillas, un PRI que no defienda a las y los ciudadanos. Por eso quieren tener un partido a modo”.

Así, en casi dos horas de asamblea, Moreno Cárdenas ratificó su poder dentro del PRI al aprobarse la reelección y ampliarse las facultades y atribuciones del presidente nacional. Los restos del naufragio son suyos.

Por etcetera.com.mx

Populares