lunes, febrero 26, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Empleo en AL vive una «crisis en cámara lenta»; sube pobreza: Cepal

 América Latina vive una crisis laboral «en cámara lenta» desde 2010, una tendencia que si bien había mostrado mejoras entre 2020 y 2022, ha vuelto a profundizarse en un contexto de bajo crecimiento, dijo un informe de Naciones Unidas, que también prevé un aumento de los indicadores de pobreza para este año.

En el informe «Panorama Social de América Latina y el Caribe», la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que durante la década que va de 2014 a 2023, la tasa de crecimiento del número de ocupados fue de solo 1.26 por ciento, casi la mitad de 3.2 registrado en la década de 1980.

Esta tendencia que empeoró durante la pandemia de covid-19, tuvo una mejora en 2020 y 2022, con un aumento en la tasa de participación laboral y una disminución de la tasa de desempleo, pero el panorama para este año no es tan alentador.

«Los datos proyectados para 2023 muestran que el ritmo de recuperación de estas variables ha tendido a estancarse», señala el informe de la Cepal que estima que para este año la tasa de participación laboral se mantendrá levemente por debajo de los niveles previos a la pandemia: 63 por ciento en 2023 frente a 63.3 en 2019.

«El bajo crecimiento de la economía regional proyectado para 2023 probablemente redundará en un menor dinamismo de la generación de empleo, mientras que el aumento de 1.9 por ciento estimado para el número de ocupados en 2023 es muy inferior al crecimiento de 5.4 experimentado en 2022», apuntó el organismo.

En relación a la desocupación, los datos muestran una reducción «con respecto a los niveles de prepandemia, al pasar de 8 por ciento en 2019 a 6.8 en 2023, moderando el descenso observado hasta 2022», cuando esta tasa alcanzó 7 por ciento. Esa recuperación no ha tenido, sin embargo, una reducción de las brechas históricas entre hombres y mujeres, señala el organismo.

«Los efectos que la crisis ha tenido en las poblaciones más vulnerables y las bajas tasas de crecimiento previstas en 2023 y 2024 plantean dudas sobre la posibilidad de mejoras en los indicadores laborales de la región en los próximos dos años», señala el informe.

La economía de América Latina y el Caribe crecería 1.7 por ciento este año y 1.5 en 2024, según proyecciones de la Cepal en septiembre, en medio de una dilatada dinámica de bajo crecimiento y complejidades macroeconómicas en la región pese a la moderada revisión al alza para este año.

El organismo de Naciones Unidas prevé que todas las subregiones exhiban un menor dinamismo frente a 2022, cuando la región creció 3.8 por ciento según cifras preliminares.

La edición 2023 del «Panorama Social de América Latina y el Caribe» hace hincapié en que los países deben fortalecer sus políticas de inclusión laborar para enfrentar los desafíos económicos y sociales actuales.

Pobreza y concentración de la riqueza

El informe señala que en 2022, los países de la región experimentaron una mejora en los indicadores de pobreza en un contexto de recuperación económica luego de la pandemia de covid-19 y una mejora en los ingresos de los hogares. La incidencia de la pobreza y la pobreza extrema disminuyó, respectivamente, 1.8 y 3.6 puntos porcentuales en el promedio de América Latina a 29.0 y 11.2 por ciento.

Sin embargo, este escenario parece haberse estancado en los últimos meses y para 2023 la Cepal proyecta un leve aumento de la pobreza y la pobreza extrema, «lo que alerta sobre la sostenibilidad de la recuperación experimentada en 2022 en estos indicadores», señala el informe.

Otro aspecto que señala el informe como un factor que magnifica las desigualdades económicas es la concentración de la riqueza. Si bien el patrimonio de los «milmillonarios», personas con un patrimonio que excede los mil millones de dólares, ha experimentado grandes fluctuaciones en los últimos años, su riqueza total «creció con intensidad relativa mucho mayor que el patrimonio del resto de la población de sus países», apunta la Cepal.

El organismo señala que la influencia de la herencia es determinante en la región ya que 54 por ciento de los superricos incluidos en la lista de Forbes de 2021 logró el total o parte de su patrimonio por herencia.

«Todos estos datos resaltan la necesidad de abordar la concentración de la riqueza y sus implicancias para el crecimiento, la movilidad y la estabilidad social en la región», apuntó el organismo.

Populares