sábado, julio 13, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Mayas y marcianos

Por Luis Fernando Alvarez Aguilar Historiador

Desde épocas muy tempranas, los mayas realizaron cálculos exactos sobre los periodos sinódicos de Chak-K´ak´ (el Planeta Rojo), definieron el intervalo de tiempo que tarda un cuerpo celeste en aparecer visualmente sobre el mismo lugar. Entre los astros del sistema solar, determinaron que Marte poseía un periodo sinódico de 780 días. (1)

Solar system planets, hand drawn illustrations in vector. Eight planets of the Sun, color sketches set on black background. Astronomy design.

Además de nuestro colorado vecino, los mayas hicieron cálculos exactos de los periodos sinódicos de otros astros: Ixchel (Luna), Kin (Sol) y estrellas como los Tzab-ek (Pléyades). De estos ciclos, se diseñó el Tzol´Kin de 260 días, de los mejores calendarios hechos en el mundo a partir de observaciones relacionadas con órbitas astronómicas.

Los cientos de libros sobre el tema escritos en cortezas de árbol o pergamino, se destruyeron durante la invasión ibérica. Considerados como “tomos heréticos”, se decidió fueran quemados. La purga presentó tal nivel de destrucción, que solo cuatro de los volúmenes -hoy en Madrid, Dresde, París y Nueva York- lograron salvarse.

En los últimos siglos, la conquista espacial ha incluido viajes de exploración a Marte, que está a pocas décadas de ser habitado por colonias terrícolas. Un viaje tripulado al Planeta Rojo consistirá en el posible transporte de personas, y ha sido motivo de debates especializados que configuran desde 1950 proyectos a futuro.

Agencias espaciales han elaborado planes en ese sentido, que abarcan desde misiones cortas hasta la fundación de colonias y adaptación de la vida humana en aquel entorno celeste. Chak-K’ak’, después de nuestro satélite Ixchel es el segundo destino estudiado para habitarse pues registra condiciones ambientales similares a las de la Tierra.

Hacia finales del siglo XX se reactivaron las iniciativas de exploración espacial con la finalidad de enviar personas a Marte, proyecto que tendría como insumo principal a la Estación Espacial Internacional. Hoy, en la tercera década del siglo XXI la NASA planea los viajes de ida y vuelta para enlazar con el vecino color de grana.

Lo logrado por los mayas inspirará a los establecidos en la rojiza superficie a llevar a cabo cálculos matemáticos, determinar las órbitas de los cuerpos celestes y su influencia en el conteo del tiempo. Esto consistirá no solo en registrar segundos, minutos y horas sino en interpretar la influencia cíclica de los astros sobre la vida cotidiana en general.

Por la observación y el estudio del espacio, los mayas entendieron que no hay nada que no esté influenciado por los astros, desde las mareas hasta el nacimiento de las nuevas generaciones (2), incluidos los marcianos de sangre terrícola que nacerán y descansarán bajo los suelos de carbono, nitrógeno y argón del Chak-K’ak´.

Para leer más:

1).- Raúl Pavón Abreu, Cronología maya, Campeche, Museo Arqueológico y Etnohistórico, 1943.

2).- Francese Cervera, “Cómo la civilización maya descifró los secretos del tiempo y la astronomía”, National Geographic, 22 de diciembre de 2023.

Populares