lunes, mayo 20, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Tumban al presidente de la CIRT

La CIRT tendrá que convocar a una asamblea para nombrar a un nuevo presidente. Entre los favoritos para suceder a José Luis Rodríguez Aguirre están Edilberto Huesca y Antonio Ibarra Fariña.
Luego de una desastrosa gestión al frente de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT), autoridades federales cesaron a José Luis Rodríguez Aguirre, dueño de Respuesta Radiofónica en Querétaro.
El oficio 110.11218.21 de la Dirección de Cámaras Empresariales de la Secretaría de Economía, emitido la semana pasada, tumbó al sobrino de Francisco “Pancho” Aguirre Gómez, el radiodifusor que con sus plataformas Radio Centro y La Octava se ha convertido en el principal vocero de la 4T.
Resulta que el ya expresidente violó el plazo máximo de gestión para el que fue electo, por lo que fue cesado por la dependencia al mando de Tatiana Clouthier. La intervención del gobierno en el ámbito empresarial, si bien es para hacer cumplir la Ley de Cámaras Empresariales, tiene que ver con abusos que el exdirigente cometió.
Estos se circunscriben en que usó el cargo y recursos de la CIRT para avanzar una agenda enfocada en la renovación de concesiones de varios familiares de él, todos vinculados a la familia Aguirre, quienes no hicieron pagos y trámites oportunos ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones, además de que ni afiliados a la CIRT son.
Ante ello trató también de la mano con el diputado federal de Morena por Quintana Roo, enlace de la 4T y del Tren Maya con empresarios turísticos de esa entidad y también radiodifusor, Luis Alegre, de sacar una ley para avanzar el interés de unos cuantos concesionarios.
Luego de que su proyecto fue desechado y dado los malos tratos que recibieron varios legisladores y radiodifusores, Economía investigó su gestión y resultó que estaba excedido en el cargo, con lo que su mandato y uso de recursos de la CIRT han sido nulificados.
Es inusual que Economía se meta al interior de las cámaras empresariales, pero su gestión fue una de tantos errores que lo dejó aislado: no aprovechó la pandemia para posicionar a la CIRT con el Gobierno y las audiencias; y el Instituto Nacional Electoral, de Lorenzo Córdova, abrió expedientes por incumplimientos en transmisión de spots electorales a un sinnúmero de estaciones.
Además el gremio de las sociedades de gestión colectiva lo brincaron y trataron de imponer cobros elevados en la Ley de Derechos de Autor; el Instituto Federal de Telecomunicaciones, de Adolfo Cuevas, le dejó de tomar las llamadas, pues sólo quería sacar la agenda de los refrendos ilegales.
Por si todo lo anterior no fuera suficiente, le revivieron los criterios censores contra los noticieros y la gota que derramó el vaso fue su actuar y el del diputado Alegre, arriba mencionado, en la Cámara de Diputados.
Ahora la CIRT tendrá que convocar a una asamblea para nombrar a un nuevo presidente que lidere los esfuerzos de toda la radiodifusión frente a cambios que se avecinan en materia electoral y de telecomunicaciones que pudieran trastocar la industria.
Entre los favoritos para suceder al cesado presidente José Luis Rodríguez Aguirre están Edilberto Huesca, de NRM Comunicaciones, y Antonio Ibarra Fariña, de Grupo Acir.
Columna del Analista Diario Celia en El Financiero

Populares