Cardenal Aguiar titubea ante la pederastia en México

0
799

 


Lamentablemente el nuevo arzobispo metropolitano, el cardenal Carlos Aguiar Retes, entró con el pie izquierdo al espinoso tema de la pederastia clerical en México. Los medios resaltaron que los 15 casos de pederastia de sacerdotes, mencionados por Norberto Rivera, son según Aguiar: caso cerrado.
Desconcertante resultó la afirmación del cardenal, sin facultad jurídica para cerrar casos judiciales. Al escuchar la grabación de la declaración, se trata de una información otorgada por una comisión arquidiocesana –así lo refiere Aguiar– que encabeza el obispo auxiliar Jorge Estrada Solórzano quien, al parecer, le indica que los casos han sido cerrados por la autoridad, por ello el cardenal Aguiar concluye: “La información que he recibido es que estos 15 casos están ya cerrados, es decir, ya fueron resueltos en relación con las autoridades, y ya no me toca a mí, porque ya están definidos. Lo que ya está resuelto, ya está resuelto, ¿no?…” Ante otra pregunta sobre el mismo tema, Aguiar responde: “Desde luego estoy dispuesto siempre a colaborar con lo que las instancias judiciales de nuestro país me pidan. Estos 15 casos ya están cerrados, es decir, ya fueron resueltos por las autoridades y pues ya no me toca a mí, pero de aquí adelante igualmente yo seguiré como lo he hecho esta mañana con mucho dolor…”
La posición de Aguiar tiene dos lecturas, o se quiere deslindar de Norberto Rivera o lo quiere proteger. Sin embargo, el expediente sigue abierto en la Procuraduría General de la República (PGR). La demanda por encubrimiento y ocultamiento de información contra el cardenal Norberto Rivera sigue su curso. Es más, Alberto Athié y sus abogados presentaron con fecha del 20 de febrero una demanda de aclaración a la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas de la PGR. En ella piden que comparezca el nuevo arzobispo para aclarar los 15 expedientes de su conocimiento y aclare los seis casos, como lo había manifestado anteriormente la arquidiócesis. Ante tanta opacidad, de la Iglesia y del gobierno, la sociedad tiene derecho a saber quiénes son los sacerdotes abusadores de niños, cuántos menores han padecido abuso sexual, qué tipo de atención han recibido las víctimas y sus familiares. Los expedientes parecen ser cajas negras. Surgen otras preguntas: ¿han existido demandas? ¿Qué tipo de acuerdos con las víctimas se han operado? ¿Qué castigo o sanción se ha aplicado a estos ministros de culto violadores? La PGR pareciera proteger al cardenal Rivera al no transparentar requerimientos de información de la sociedad.
Carlos Aguiar, siguiendo al papa Francisco, ha prometido tolerancia cero ante la pederastia. Incluso en un comunicado de prensa la arquidiócesis de México reconoce que un sacerdote de la cuarta vicaría ha sido detenido por la policía por haber abusado sexualmente de una menor de edad. La denuncia fue interpuesta por la madre de una menor en la colonia Buenos Aires y la arquidiócesis condena el hecho. Sin embargo, Carlos Aguiar carga con vicisitudes porque no ha sido tan abierto como ahora ofrece. Recordemos uno de ellas, la visita del papa Benedicto XVI a León en 2012. Aguiar entonces era presidente de la CEM. Víctimas y medios de comunicación reprocharon que Benedicto no se reuniera con las víctimas de Marcial Maciel. En descargo, Federico Lombardi, vocero del Papa, en conferencia de prensa descartó todo encuentro con las víctimas de abuso sexual, porque fue un tema que no está en la agenda propuesta por la Conferencia del Episcopado Mexicano. Medios internacionales, por su parte, demandaron al presidente de la CEM por qué no se incluyó en la agenda dicho encuentro. Y en una declaración inaudita, Carlos Aguiar Retes justifica el vacío con las víctimas, de la siguiente manera: No, porque nosotros no podemos asumir el liderazgo de algo que no conocemos, mientras las víctimas no aparecen, no se conocen sus rostros, no sabemos quiénes son, cómo lo podríamos hacer. Agregó: Son visibles para los medios. Insinúa que las víctimas hacen alboroto mediático, al no haber solicitado a tiempo el comentado encuentro, tienen la culpa de no ver al Papa. El entonces arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes, quien no fue buscado por las víctimas, asume con torpeza el rol de monarca, cuándo éstas tocaron la puerta siempre cerrada de la nunciatura para solicitar dicho encuentro. El que escribe, con reproche, entonces señaló: Probablemente Aguiar Retes piense más en su trayectoria como futuro cardenal de México que como pastor compasivo con los sufrimientos de su pueblo (http://www.jornada.unam.mx/ 2012/03/28/opinion/027a1pol).

Bernardo Barranco V.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here