Escasez de medicinas, ahora psiquiátricas; Cofepris vs. Psicofarma

0
165

El abasto en medicamentos ha sido un problema en esta administración. Primero, porque todas las compras las concentraron en la Oficialía Mayor de Hacienda, como estrategia de Raquel Buenrostro. Pero cuando Buenrostro se fue a dirigir el SAT, el proceso de compra consolidada se quedó al garete. Hacienda no podía con él y había un pequeño problema: ya habían roto con los distribuidores.

NI OFICIALÍA NI BIRMEX NI UNOPS NI INSABI

En ese momento se dijo que el laboratorio del Estado mexicano, Birmex, que en sus mejores momentos ha producido vacunas (junto con Sanofi), ahora, bajo la dirección de Jens Pedro Lohmann, se dedicaría a la distribución de medicamentos. Obvio, no pudo con la distribución. Se necesitaba una cadena de frío, con camiones especializados y una red logística justo a tiempo, lo que Birmex nunca logró. Total, la compra consolidada pasó al Insabi, pero ahí, al ver la bomba, mejor se optó por contratar a Naciones Unidas, a la UNOPS, que hicieron un verdadero desastre al adquirir medicinas sin registro de otros países y desechar las licitaciones en México.

La compra regresó al Insabi, pero éste ni para eso sirvió y desapareció. Y ahora el proceso está, en buena parte, regresando al IMSS, pero tampoco han tenido la mejor planeación.

PSICOFARMA, ¿CHIVO EXPIATORIO?

Ahora está explotando otra bomba en la falta de abasto de medicamentos, los psiquiátricos. No hay psicofármacos, ni en el sector público ni en el sector privado.

Antes de que la bola de nieve llegara contra ellos, la Cofepris dio a conocer que, en efecto, está inspeccionando al mayor productor de medicamentos psiquiátricos del país, Psicofarma.

En una carta de hallazgos, la Cofepris trata a Psicofarma como el peor laboratorio que pueda haber, diciéndole que faltó a varias Normas Oficiales Mexicanas, que no respeta las buenas prácticas de fabricación de medicamentos.

Y suspendió parcialmente varias de sus actividades.

¿Será que la Cofepris se está curando en salud y, antes de que le echen la culpa por falta de planeación en la compra de medicamentos, dirá que todo es culpa de Psicofarma?

No sabemos si Psicofarma será un chivo expiatorio, como en su caso fue la distribuidora Pisa. Pero lo que sí es seguro es el faltante de medicamentos psiquiátricos en el mercado.

¿ES MUCHO PEDIR REGRESAR A COMPRAS BIEN PLANEADAS?

Los pacientes, ante la escasez de los productos en el servicio público, acuden al privado. Pero ahí también han escaseado. Algunos de los fármacos escasos son antiepilépticos y antidepresivos; por sólo mencionar dos familias. ¿Será tan difícil regresar a compras públicas bien planeadas, con procesos pensados, que comienzan desde seis meses antes de las licitaciones? El gobierno obradorista podría reconocer que, en el abasto de medicamentos, ni han resuelto la escasez ni han mejorado el precio al que compran, ya que lo terminan adquiriendo de manera directa, sin licitación. Y ya que estamos en ésas, también podrían levantar la veda a los laboratorios mexicanos.

AVIÓN PRESIDENCIAL AHORA AL INDEP

El avión presidencial ha tenido un costo económico elevadísimo: su estancia en tierra ha elevado su costo de mantenimiento, sin usarse. Sin embargo, políticamente, para el gobierno del presidente López Obrador ha sido un factor clave para mostrar ostentación en el pasado y corrupción en los anteriores presidentes. El avión presidencial se trató de vender. Nadie lo compró. Se hizo un sorteo de Lotería, sin avión. Se hizo una cena con empresarios, donde se sirvieron tamales de chipilín, sin éxito. El presidente López Obrador le propuso a su homólogo estadunidense, Joe Biden, un canje: el avión presidencial por helicópteros. Biden no estuvo convencido. Y quien sí lo quiso comprar fue Alberto Fernández, el presidente argentino, pero en una bicoca.

El avión hoy pertenece a Banobras y nos dice Jorge Mendoza que ellos no lo pueden vender por debajo de su valor de avalúo, 90 millones de dólares. Y mejor lo pasarán al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado para que lo pueda subastar. Estamos a cuatro años de gobierno y el avión presidencial no se puede vender.

José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here