sábado, abril 20, 2024

Top 5 Semana

Noticias

Los jueces debemos ‘domar’ al poder: ministro Ortiz Mena 

La división de poderes es un sistema de pesos y contrapesos que tiene la finalidad de “domarlo y ponerlo al servicio de las y los ciudadanos”, dijo el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quién se sumó a los posicionamientos en favor de la autonomía e independencia del Poder Judicial,  

En un contexto de incesante ataque de parte del presidente Andrés Manuel López Obrador a jueces, magistrados y ministros, Ortiz Mena defendió el valor de la actuación independiente de los juzgadores para evitar los abusos de cualquier autoridad. 

En sesión solemne de los plenos de la Suprema Corte de Justicia y del Consejo de la Judicatura Federal, en que se entregaron credenciales al nuevo consejero José Alfonso Montalvo, Ortiz Mena afirmó que la encomienda de los jueces constitucionales es “fungir como contrapeso”. 

Ello, mediante el escrutinio atento de todo acto de autoridad que pudiera afectar la vida de las personas. 

“La forma democrática y republicana de gobierno (es) esa que atempera el uso del poder público a través de la fórmula de pesos y contrapesos, esa que distribuye el poder para domarlo y ponerlo al servicio de las y los ciudadanos”, dijo.  

Aseguró que el diseño que la Constitución hace de nuestra forma de gobierno sujeta a los tres poderes a leyes, principios y reglas por igual, pero que para que este diseño funcione, la independencia del Poder Judicial es esencial.  

Quebrantar la independencia del Poder Judicial es exponer a la sociedad a actos autoritarios y despóticos, afirmó.  

“La sociedad no puede verse protegida contra la impunidad cuando se admite el relajamiento o hasta el quebranto de ese debido proceso del que gozan las personas penalmente imputadas, quienes, debemos recordar, gozan de presunción de inocencia hasta no ser declaradas culpables”. 

Las declaraciones del ministro se dan en un clima de crispación política provocado por AMLO, que en abundantes ocasiones ha cargado en contra de la autonomía judicial calificándola de “licencia para robar”. 

Populares