Industria automotriz no blofea: con reforma eléctrica… adiós inversiones

0
102

La industria automotriz lo dice muy en serio. La reforma eléctrica del presidente López Obrador ayer pasó al pleno en la Cámara de Diputados y llevaría a México a dejar de ser atractivo para las inversiones automotrices.

COMPROMISO, CERO EMISIONES

El compromiso de las grandes armadoras, como General Motors, Nissan, Fiat Chrysler, Volkswagen, Kia, es llegar a producir para el 2040 con cero emisiones de contaminantes. Sólo así van a seguir vendiendo en Estados Unidos y Europa.

Cuando escuchamos al presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) señalar que México corre un enorme riesgo con la reforma eléctrica, sí debemos hacerle caso. José Zozaya nos recuerda que las empresas automotrices deben acceder a energías renovables, si no, quedan fuera del mercado.

México se ha convertido en el séptimo país de mayor producción automotriz en el mundo. El sector es el campeón exportador hacia Estados Unidos. Representa el 3.5% del PIB de toda la economía mexicana (ya es la mitad de lo generado por todo el turismo) y es el 20% del PIB manufacturero. Es el principal exportador manufacturero.

REFORMA DE LA 4T, COMBUSTIBLES FÓSILES

El problema de la reforma eléctrica impulsada por el gobierno obradorista, y avalada por Morena, el PT y el Verde en Diputados, es regresar a producir con energías fósiles con tal de darle prioridad a la Comisión Federal de Electricidad.

Tanto la Ley de la Industria Eléctrica, aprobada en 2021, que acaba de ser discutida por la Corte, como la reforma constitucional que está por discutirse en el pleno de la Cámara de Diputados, buscan producir energía eléctrica con combustibles fósiles: combustóleo, carbón, diesel. Dejan fuera el impulso de las energías renovables.

GM Y NISSAN, EJEMPLOS

Varios se asombraron cuando Francisco Garza, el director de General Motors México, fue sincero y dijo que, lamentablemente, México dejaría de ser destino de inversiones automotrices si se aprobaba esa reforma energética. General Motors tiene el compromiso de dejar de producir carbono para el año 2040. Busca cero emisiones. Buscará producir con energías renovables, ir al mercado de bonos de carbono y producir autos eléctricos o híbridos.

Nissan, incluso, ya consumía energía eólica de Oaxaca para su planta de Aguascalientes. Pero con los cambios del actual gobierno redujo ese tipo de energía. Nissan, igual que las demás automotrices, necesitan producir con cero emisiones para seguir entrando a los mercados de exportaciones, donde se están llevando al pie de la letra los Acuerdos de París de cero emisiones para el año 2040.

REPRESALIAS COMERCIALES A LA VISTA

La reforma energética del presidente López Obrador, además, trae otro problema: traería represalias comerciales.

La representante Comercial de la Casa Blanca, Katherine Tai, ha sido muy clara en su rechazo a la reforma energética del presidente López Obrador. Por más diplomáticos que han sido Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, y el mismo canciller, Marcelo Ebrard, Estados Unidos sigue firme en imponer represalias comerciales contra México de darse esa reforma eléctrica (iría contra sus inversiones en nuestro país). La industria automotriz, fuerte exportadora, pagaría caro por la reforma.


 José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here