The New York Times reporta la violencia contra médicos mexicanos por parte del crimen organizado

0
142

Mientras el gobierno federal enfatiza una y otra vez que los médicos mexicanos no “quieren” ocupar miles de plazas en hospitales públicos, The New York Times pone en portada la realidad: los médicos están “atrapados en la violencia” del crimen organizado.

Esta semana, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentó en la conferencia mañanera un recuento de las miles de plazas que puso a disposición de médicos en todo el país y que nadie ha solicitado.

Esta falta de supuesto interés es el pretexto para que AMLO traiga misiones médicas cubanas, lo que ha desatado una ola de protestas por la falta de condiciones para trabajar con seguridad en amplias zonas del país. AMLO se ha quejado de que los médicos solo quieren trabajar en las ciudades, pero esto se debe a que en las zonas rurales las clínicas carecen de lo más elemental, por un lado y por otro, a que con frecuencia los médicos son secuestrados por el crimen organizado.

En el reportaje Los médicos de México, atrapados por la violencia en las zonas rurales, firmado por Steve Fisher, el influyente diario norteamericano recoge testimonios y datos sobre la terrible situación que viven los médicos en las zonas dominadas por el narcotráfico, mismo que el actual gobierno no combate.

“Cada vez más, los médicos y otros trabajadores de la salud están siendo atrapados en la violencia a medida que las organizaciones criminales en todo México se apoderan de más territorio, creando una escasez de médicos en las zonas donde los riesgos son más pronunciados”, dice.

Narra el caso del “doctor Espinoza” (nombre falso) que ha recibido las visitas de miembros de grupos delictivos para atender a delincuentes heridos en enfrentamientos.

“El doctor Espinoza, médico general de una zona rural del estado de Chihuahua, en el norte de México, estaba en su casa hace poco cuando un hombre armado se presentó en su puerta. El pistolero le dijo que un miembro de una banda había sido gravemente herido en un tiroteo y que necesitaba ayuda de inmediato”.

El médico contó al periodista que cuando un médico es requerido por un cartel no puede negarse.

De ahí que aunque se abran plazas en los hospitales públicos, los médicos no quieran acudir a zonas peligrosas y haya miles de plazas vacantes.

Sin embargo, AMLO los acusó de no tener vocación de servicio, de no querer servir al pueblo, aunque ante la ola de protestas, en otro momento admitió que los médicos no quieren trabajar en zonas inseguras, pero aun así insistió en su postura de que en México no hay suficientes médicos generales ni especialistas.

Su prueba: las miles de plazas que nadie quiere ocupar. Para él, eso es síntoma de una deficiencia de médicos, mas no del miedo de los profesionales de la salud de acudir a zonas dominadas por el crimen. El presidente se ha limitado a hacer vagas promesas de cuidar la vida de los médicos y de darles todos los insumos necesarios.

El reportaje de NYT agrega que:

“En el estado fronterizo de Tamaulipas, al norte del país, los médicos son secuestrados para que atiendan a los miembros de las bandas heridos en combate. En el estado de Guerrero, los grupos criminales cobran a las clínicas una cuota mensual de extorsión. Y en el estado de Zacatecas, personal médico fue asesinado por trasladar a miembros de bandas enemigas a un hospital, según los trabajadores de la salud”.

Del doctor Espinoza, el reportaje refiere que “todos los días, para poder visitar a los pacientes, debe pasar por un puesto de revisión en su ciudad que controlan los narcotraficantes” y que “si quieren”, hasta “les pegan unos balazos”.

Esta es la verdadera razón de la supuesta falta de médicos en México.

“La situación se ha vuelto tan grave y la falta de trabajadores de la salud es tan significativa en algunas partes del país, que el gobierno federal ha anunciado que va a reclutar 500 médicos cubanos para ayudar a suplir los vacíos en las comunidades más pobres”.

El reportaje recoge las declaraciones de AMLO y del Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, en el sentido de que los médicos “no quieren” trabajar en las zonas rurales porque prefieren la comodidad. Pero eso no es verdad.

“En julio del año pasado, un médico fue asesinado a machetazos frente a su casa en el estado de Puebla, según las noticias locales. En enero, otro fue asesinado a tiros en el estado de Chiapas, durante un robo a mano armada. Y en abril, unos pistoleros mataron a tiros a un médico en el estado de Coahuila mientras operaba a un paciente, según informes locales”, dice el texto.

“El salario promedio de los médicos generales en México equivale a unos 15.000 dólares al año, y muchos médicos de las grandes áreas metropolitanas ven pocos incentivos para arriesgar sus vidas al ejercer en regiones azotadas por la violencia”.

Cabe recordar que hace menos de un mes, el diario español El País publicó un extenso texto sobre la misma temática, titulado Sueldos escasos y grupos armados alejan a los médicos de numerosas zonas de México, que abre diciendo “Para determinar lo que le falta a México es mejor fijarse en lo que le sobra: violencia y miseria salarial”.

El reportaje completo del NYT puede leerse AQUÍ.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here