4 años: economía más pequeña; peso resiliente; y más a obras icónicas

0
134

El presidente López Obrador presenta su 4to Informe de Gobierno. En el balance de esos cuatro años, la administración obradorista nos queda a deber el crecimiento.

Crecer es importante: nos brinda actividad económica, genera empleos, produce expectativas para invertir y consumir. Es clave para tener una economía sana con perspectivas de mejoría.

ECONOMÍA MENOR A LA DE 2018
La administración obradorista no ha encontrado la fórmula de crecimiento. No logró crear estímulos para la inversión privada, que sigue estancada. La inversión pública se centró sólo en obras icónicas (Tren Maya, refinería Dos Bocas, Aeropuerto Felipe Ángeles) sin gran impulso multiplicador.

Y el consumo siguió deprimido. El único motor han sido las exportaciones, sobre todo a Estados Unidos, que hoy explican el 30% de la economía.

El presidente López Obrador a inicios de su sexenio habló de crecer 4% anual, en promedio. Después lo moduló para crecer 2% anual, en promedio. Más adelante, mejor señaló que el crecimiento no era la única medición económica, sino también la felicidad. El caso es que llegamos a 2022 con muy bajo crecimiento. Hacienda lo había diagnosticado por encima del 4%, y según Banxico lo terminaremos en alrededor de 1.6 por ciento. Con estos datos, vemos el problema:

En 2019, con el efecto de la cancelación del NAIM, la economía mexicana cayó ligeramente -0.2 por ciento. En 2020, vino la pandemia y el cierre económico, arrojando la peor contracción con -8.2 por ciento.

En 2021 por sin se abrieron las actividades económicas y el efecto rebote nos llevó a crecer 4.8 por ciento. Y, para 2022 regresamos a los bajos niveles del 1.6 por ciento.

En resumen, seguimos con un crecimiento anual promedio…negativo. De seguir así el sexenio López Obrador tendrá el menor crecimiento desde Miguel de la Madrid, que, en promedio, apenas creció 0.58% anual.

PESO RESILIENTE GRACIAS A EU Y NO DEUDA
Sin embargo, el peso mexicano ha tenido fortaleza. Quien apostó en contra del peso mexicano, por las razones que fueran, ha perdido. La moneda nacional se encuentra fuerte por razones que tienen que ver con que López Obrador no se endeuda, y los fundamentales económicos no se encuentran mal. Pero, sobre todo, por la economía de Estados Unidos. De allí nos llegan remesas, a ritmos récord de 50 mil millones de dólares al año (51,594 millones de dólares), representando casi el 4% del PIB.

También por EU nos vienen los ingresos por exportaciones, que, en 2021, fueron de 494 mil millones de dólares.

El 30% del PIB lo podemos explicar por las exportaciones.

También nos vino el flujo por turismo, que fue de 19,775 millones de dólares en el 2021.

Además, el Banco de México ha mantenido una tasa atractiva, por encima de 6 puntos porcentuales, respecto a la del Banco de la Reserva Federal. Así, el peso ha sido resiliente.

OBRAS ICÓNICAS, NO HAY AUSTERIDAD NI POBREZA FRANCISCANA
A 4 años de gobierno, las mejores obras han sido las icónicas del presidente López Obrador: Aeropuerto Felipe Ángeles, refinería Dos Bocas, Tren Maya, aunque todas se han disparado de sus presupuestos originales. El AIFA saltó de 74 mil millones a 104 mil millones de pesos. Dos Bocas saltó de 8 mil a 18 mil millones de dólares. El Tren Maya, de 6 mil hasta 20 mil millones de dólares.

Lo malo de estas obras icónicas es su bajo poder multiplicador en la economía mexicana. No impactan a muchas otras inversiones, y han absorbido toda la obra pública.

Así, en cuatro años del gobierno del presidente López Obrador, se ve una economía más pequeña, con menor inversión, aunque con un peso resiliente y una relativa estabilidad.

José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here