AMLO va por internet con Bartlett, y quieren que IFT apruebe para CDMX

0
133

Las y los trabajadores de la CFE pasarán nuevamente a la historia al lograr la conectividad del país”, así comenzó el co­municado de la Comisión Federal de Electricidad sobre la gira que este fin de semana realizó el presidente López Obrador.

“HECHO HISTÓRICO” DE LA CFE

“En un hecho histórico”, siguió el comunicado, la Comisión Federal de Electricidad vuelve a ser pieza clave en la transfor­mación del país. Lo cierto: el Presidente sí se está apoyando en Manuel Bartlett, y en los electricistas, para lograr llevar el internet a las localidades apartadas del país. Buscarán ofrecer internet mediante la filial CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos (CFE TEIT). El Presidente le pidió a los electricistas instalar 2,800 antenas de comunicaciones, tratando de llegar a 18,364 poblaciones apartadas, para abarcar con conectivi­dad a 6.4 millones de personas. El objetivo del Presidente, sin duda, es loable. Tener internet hoy hace la diferencia en el desarrollo poblacional, para acceder a la información, a los servicios, al conocimiento.

PLAN B EN INTERNET

Sólo que el presidente López Obrador ha tomado otro rumbo muy distinto al que tenía plan­teado al principio de su gobierno, habló de que a través de la CFE se crearía una megaempresa, que, aprovechando las líneas de la CFE, daría servicio de internet. Ello fue inviable financieramente: era construir una suerte de Telmex.

Y le han dado la vuelta con otra propuesta. Primero, salvaron a Al­tán Redes, siendo el único salvamento empresarial de este gobierno. Para, mediante la red de Altán Redes (en la banda 700 Mhz), con tecnología 4.5G, puedan llegar a las localidades más apartadas. Pero como Altán es una red mayorista (red de redes), necesitaban una compañía telefónica que llegara al usuario final. Para ello están levantando CFE Telecomunica­ciones e Internet para Todos, que será la compañía telefónica del gobierno para llegar a ellas.

Utilizar la red de Altán para llegar a las poblaciones apar­tadas lo pudieron hacer los privados. Para eso estaba creada. Pero el presidente López Obrador prefiere que lo haga CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos.

AL IFT QUE LES PERMITA CONCESIÓN EN CDMX

El gran problema fue que el Presidente también dijo, en su gira de fin de semana, que su gobierno solicitará al Instituto Federal de Telecomunicaciones, presidido por Javier Juárez, el tener concesión para la Ciudad de México. ¿Competirá con Telcel, AT&T, Telefónica y demás?

Por lo pronto, CFE Telecom e Internet para Todos pien­sa llegar a donde no llegan los privados. Está bien, cubren un hueco del mercado que no es atendido para la población vulnerable. Pero de ahí a llegar a lugares donde están los pri­vados, siendo empresa gubernamental con subsidios, traería inequidad para las compañías privadas.

DEFENSORÍA DE AUDIENCIAS

En el debate de la Defensoría de las Audiencias surgieron te­mas preocupantes. Se busca que sea el Estado el que ponga a los defensores de las audiencias en la radio y televisión, y no los propios concesionarios. El riesgo es claro: los defensores propuestos por el Estado tendrían un sesgo definido.

Incluso, los códigos de ética de cada medio de comuni­cación también serían aprobados por el Estado, y ya no se le daría la libertad a cada medio de hacer su propio código.

Y se regresa a un punto imposible de sortear en la realidad, que se logre diferenciar información de opinión, donde si das un dato y tratas de explicarlo, ¿ya es opinión? Desde luego, los derechos de las audiencias deben darse, pero bajo libertad de expresión. Desde 2017 la Suprema Corte de Justicia de la Na­ción había declarado inconstitucionales las reformas a la Ley Federal de Telecomunicaciones, pero ahora reviven el debate.

José Yuste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here