Cuauhtémoc Cárdenas: en seguridad, lo mismo desde hace 25 años; la delincuencia, cada vez más poderosa

0
120

En materia de seguridad, en el país se ha estado haciendo lo mismo durante al menos el más reciente cuarto de siglo, mientras los grupos delincuenciales se muestran más poderosos y controlan cada vez más territorio, dijo Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Durante el homenaje que le brindaron este jueves la UNAM y El Universal titulado “Democracia y futuro de México”, Cárdenas Solórzano se refirió a la situación general del país e hizo referencia al tema de la inseguridad.

Sobre el Estado de derecho en México afirmó que “muestra diversas lastimaduras; entre las más graves, las provocadas por la corrupción y las que producen la creciente presencia de la delincuencia, la violencia y la inseguridad, así como la gran desigualdad social y económica”.

“Estas lastimaduras, aunque siempre presentes en la vida del país, han tenido altas y bajas a lo largo de la historia. En estos tiempos recientes, con el devenir, se han ido tornando cada vez más graves y, a pesar de esfuerzos del Estado y de la sociedad, ha sido imposible frenarlas, revertirlas y superarlas”, expresó el ingeniero.

Dijo que, teóricamente, los mecanismos anticorrupción están bien concebidos, pero la gente, “por desconfianza o temor”, no denuncia los hechos de los que sabe o por los que ha sido afectada, además de que los responsables de su operación caen en corrupción.

Así, para el veterano político uno de los grandes pendientes es sanear los instrumentos de combate a la corrupción, así como los aparatos de administración y procuración de justicia.

“Puede decirse que hace al menos un cuarto de siglo, transitando de un gobierno al otro, se viene haciendo lo mismo, obteniéndose, por lo tanto, los mismos insatisfactorios resultados. Y no sólo eso, sino que con el transcurso del tiempo los grupos delincuenciales se muestran más poderosos, más desafiantes, controlando territorios cada vez más amplios del país, con participaciones cada vez más diversificadas en los distintos tipos de delitos, afectando cada vez más diversos sectores de la sociedad, con organizaciones vez más eficaces para la realización de sus actividades al margen de la ley”.

Por ello, debe encararse ese problema con nuevos enfoques: “No puede descartarse el combate directo, pero debe ir precedido de mejor inteligencia y de una eficaz coordinación en el terreno internacional, dando prioridad a combatir aquellos delitos que más afectan y que más resiente la población, como el secuestro, la extorsión, la trata, acompañado de acciones del Estado que signifiquen su presencia permanente, no ocasiona, en todas y cada una de las porciones del territorio, por pequeñas que parezcan”.

Como parte de la estrategia de seguridad, dijo, se deben incluir escuelas, clínicas, nuevos empleos, programas culturales, proyectos productivos y de infraestructura, implantación de innovaciones tecnológica, mejor procuración y administración de justicia, así como con la presencia también de la sociedad y sus organizaciones, mediante su cooperación y coordinación con los programas oficiales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here