domingo, mayo 19, 2024

Top 5 Semana

Noticias

De Morena y con sueldos del gobierno de Sheinbaum, los “estudiantes” de la UNAM que se lanzaron contra Lorenzo Córdova

A raíz de la provocación de un estudiante y de la muy interesada identificación de él con la “UNAM”, se desató una campaña contra Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, en la que han participado militantes de Morena y hasta funcionarios, con las típicas consignas de ese partido.

El pasado 29 de agosto, al término de una conferencia de Lorenzo Córdova en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, en donde habló de los retos de la democracia mexicana, un estudiante de Relaciones Internacionales, Alejandro Torres, interpeló al consejero del INE con las viejas acusaciones que han enderezado los morenistas contra él: un supuesto racismo.

Torres dijo: “Señor Lorenzo Córdova: hay quienes no nos olvidamos que usted es un racista y que usted no es bienvenido en la UNAM, y que usted no tiene ninguna autoridad moral para venir a hablar de democracia a la UNAM, y que es usted un racista. No tiene ninguna autoridad moral para venir a hablar de democracia”.

Por lo que se observa en el video que el propio provocador difundió en sus redes sociales, no sólo extiende certificados de autoridad moral, sino también de otras materias: “Ni autoridad académica ni intelectual ni autoridad política”.

(Al respecto cabe aclarar que hasta ahora, más allá de la grabación y difusión ilegales de una conversación telefónica personal privada, nadie ha podido comprobar una conducta racista o discriminatoria de Córdova en su desempeño académico, en medios de comunicación ni como funcionario).

Córdova respondió a Torres, en un alarde de inmensa tolerancia: “Afortunadamente, en la UNAM cabemos todos. Tú y yo y todos cabemos. Mucho gusto, encantado. Cuídate mucho”. Y le extendió la mano al mozalbete, quien la estrechó.

Posteriormente aparecieron fotos en los que a Torres se le ve con personajes como Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República, y con John Ackerman, académico fanático de López Obrador y uno de los locutores más beneficiados por el actual gobierno. Incluso en otras imágenes se le ve portando un chaleco de Morena, en otra promoviendo la revocación de mandato y en una más, muy ufano, en una calle de Caracas, Venezuela, con motivos chavistas al fondo.

Durante la conferencia de Córdova, Torres no intervino para exponer su punto de vista, sino que esperó al final para gritar y grabar con su celular sus gritos destemplados. Todo lo anterior deja ver que la de Torres fue una muy clara provocación que nada tiene que ver con lo académico.

Pese a que sólo se trató de un provocador, muchos tuiteros, comunicadores y medios oficialistas de inmediato le dieron el rango de “UNAM”: según ellos, ésta en su conjunto rechazaba a Córdova. Así, para el obradorismo Torres personifica a la UNAM, pese a que, como se observa en su propio video, él es el único que hizo el reclamo (por lo demás, mentiroso).

Tras las severas respuestas que recibió Torres, el sector oficialista que lo denomina “UNAM” inició una campaña contra Córdova, en la que diversos personajes, estudiantes, egresados y funcionarios relacionados con Morena y con el Gobierno de la Ciudad de México denuestan al funcionario electoral y promueven la iniciativa presidencial en la materia.

En esa campaña por supuesto participó Torres (quien se presenta de la siguiente forma en su cuenta de Twitter: “Por el bien de todos, primero los pobres. Relaciones Internacionales en FES Acatlán UNAM | América Latina 🍃| morena”), quien el 30 de agosto presentó un video en el que ya planteaba la democratización de la máxima casa de estudios porque “no queremos a ningún Lorenzo Córdova dirigiendo nuestra universidad”. Para no dejar dudas de su filiación partidista, remató con que quiere una educación “que ayude a hacer realidad el cambio verdadero que tanto anhelamos en nuestro país”. Y, muy democrático, llamaba a grabar un video contra Córdova.

Una de las estudiantes que siguió el llamado es Tania Calzado, estudiante de Relaciones Internacionales, quien en un video se dijo perseguida por el INE por haber promovido la consulta popular para el juicio a los expresidentes, y acusó, sin fundamento, que el INE fue el principal enemigo de la realización de esa consulta. Afirmó que a Córdova “no le toca hablar de democracia, y menos si habla de una democracia que es siempre para privilegiar a las clases más altas, como es él, que gana 45 veces más que un mexicano promedio”. Habló de actitudes racistas (no dijo cuáles) y arrogantes, y también de democratizar la UNAM y el país.

En su mensaje puso: “Soy estudiante de la @FES_ACATLAN #UNAM y una de las ciudadanas acosadas por el @INEMexico , por ello me sumo al rechazo a la presencia de @lorenzocordovav en la misma y al debate por la democratización de la Universidad”.

Twitter
Varios tuiteros, para acreditar las credenciales “democráticas” de Calzado, pusieron otro video de ella en el que dice que, en representación de Citlalli Hernández, secretaria general de Morena, se encuentra en Venezuela apoyando en campañas al Partido Socialista Unido de Venezuela, de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Allí dice que es impresionante que en medio del “bloqueo del imperio yanqui y la maquinaria internacional, se está llevando a cabo una fiesta de la democracia”.

Así queda acreditada la “autoridad democrática” de Calzado: con su apoyo a la dictadura venezolana. Nada más ni nada menos.

Además, también se difundió una fotografía en la que Calzado está al lado de Claudia Sheinbaum.

Una más que se sumó a la campaña sucia contra Córdova fue la política morenista Gabriela Osorio Hernández, que presumió ser egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y quien presentó un video en el que lanza la retahíla de acusaciones típicas de su partido contra el consejero (racismo, alto sueldo, parcialidad, censura) para, a continuación, advertir al funcionario electoral: “Me sumo a la demanda universitaria, y te digo, Lorenzo Córdova: no eres bienvenido en la máxima casa de estudios”. Pero remató con la verdadera intención de esta embestida: “Y la reforma electoral va”.

Así, Osorio pretende confundir tramposamente una provocación con “demanda universitaria”, lo cual es muy usual en ella. Diputada de Morena en el Congreso de la Ciudad de México entre 2018 y 2021, candidata para la alcaldía Tlalpan en 2021, elección que perdió, también difamó a su vencedora, Alfa González Magallanes, cuando en su cuenta de Twitter, en abril pasado, presentó un video editado en el que reprobaba una expresión de la alcaldesa y acusaba a su gobierno de “amenazante y prepotente”, especialmente por una expresión aislada “Esta es mi alcaldía”. Sin embargo, cortó la parte del video en el que una señora agrede verbalmente a la funcionaria y que motivó la respuesta de González Magallanes, como documentó etcétera en su momento. Así que no resulta extraño su proceder.

También una funcionaria del Gobierno de la Ciudad de México, Stephany Lavalle, se sumó a la campaña de intolerancia; dijo en un video de Tik Tok: “Pinchee madre: ándele, por jugarle al chingón que me mandan a la chingada a Lorencito Córdova. Muy descarado se le ocurrió ir a la UNAM a hablar de democracia y de procesos participativos pero, como era de esperarse, que me lo encaran gritándole que no era bienvenido en la máxima casa de estudios del país”. Acusó de “corrupción” a Córdova y hasta afirmó que quiere ser rector de la UNAM: “¡Qué la chingada! Que alguien le explique que la UNAM no es de derecha” (igual recomendación pudo hacer para el presidente López Obrador, pero se la ahorró muy convenientemente).

Lavalle se presenta de la siguiente forma en su perfil de Twitter: “¡Rebelde de día, escritora de noche, pecadora y amante del buen café! Para más consejos sígueme en KWAI y Tik Tok”. Posteriormente aparecieron más datos sobre ella: el tuitero @ALEPHBIO mostró que ella es empleada del Gobierno de la Ciudad de México.

Stephany López Lavalle es jefa de Unidad Departamental de Atención de la Mesa Legal, dependencia de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, por lo cual recibe un sueldo mensual bruto de 24 mil 672 pesos, y neto de 20 mil 201.

Pese a que @ALEPHBIO sólo dio esos datos con su respectivo respaldo documental (vínculos a los sitios de internet en donde se encuentra la información pública de López Lavalle), sin hacer ninguna acusación, ella respondió: “Es un delito trabajar en la administración Pública? Le informo que yo tengo la preparación académica para el mismo, no incumplo ninguna ley, mis opiniones son a título personal. Pero veo que les duele bastante, sinónimo de que es el camino correcto. Abrazos”.

El tuitero Irving Gatell le respondió: “¿Quién dijo que eso fuera delito? Nada más nos da risa que te hagas pasar por activista espontánea, cuando la realidad es que trag…, perdón, comes del régimen. O sea: tu activismo ya se fue a hacer gárgaras. Pero dale. Trata de ser feliz. Allá tú”.

Antes, López Lavalle, economista por el Instituto Politécnico Nacional, había trabajado en la alcaldía Cuauhtémoc bajo la administración del morenista Néstor Núñez, y es colaboradora del sitio oficialista Los Reporteros Mx. También se mostró una foto donde se le ve con Claudia Sheinbaum (jefa del Gobierno de la Ciudad de México) y un video del 16 de agosto con un youtuber obradorista, Manuel Pedrero, donde afirma que le gustaría ver a una mujer presidenta.

Lo anterior es un breve muestrario de algunos de los apoyos brindados a un provocador (en muchos otros los perfiles muestran un alineamiento claro con el obradorismo), cuyo interés académico es nulo, y que con su acto de golpeteo sólo buscó obtener notoriedad política en y para su partido, así como respaldo para la iniciativa de reforma electoral del presidente. También es preocupante que anuncian que quieren ir por la UNAM, la verdadera.

etcetera.com.mx

Populares